Borrar
Urgente Baver-Els Antigons revalida el primer premio infantil de las Hogueras de Alicante
El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Archivo
El Banco de España avisa que la reforma de las pensiones puede dañar el empleo y los salarios

El Banco de España avisa que la reforma de las pensiones puede dañar el empleo y los salarios

El supervisor corrige a Escrivá y estima que la triple subida de cotizaciones recaudará solo 0,9 puntos de PIB en 2050 y gravará diez veces más a las rentas altas

Miércoles, 7 de junio 2023, 11:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Nueva enmienda a la reforma de las pensiones. Esta vez de un organismo de tal calado como es el Banco de España. El supervisor advierte al Gobierno que la nueva norma podría tener un impacto negativo en el empleo, en los salarios y en la competitividad de las empresas. Esto se debe a la triple subida de cotizaciones que impone y que afectará especialmente a los trabajadores con sueldos más elevados, según señala el análisis publicado este miércoles. Es más, las rentas más altas tendrán una sobrecotización diez veces superior a la de los que están por debajo de las bases máximas, ya que a estos no les afecta la subida de las cotizaciones máximas ni el impuesto al salario que exceda dicha cantidad, aunque sí la subida de cuotas que acarrea el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional (MEI).

«El incremento de las cuotas sociales podría generar cambios económicos (por ejemplo, una menor tasa de empleo) que minorarían su capacidad de generar mayores ingresos para la Seguridad Social», explica el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos, dando por hecho que esta reforma penalizará la creación de empleo debido a los mayores costes que significa para las empresas, especialmente para las más grandes, que es donde se concentran de forma mayoritaria este grupo de trabajadores con rentas altas.

Además, también considera que los salarios pueden verse afectados por este alza de las cotizaciones, ya que al suponer más gasto para las empresas, tenderán a su vez a contener las retribuciones de sus empleados para no cargar todo el coste que implica sobre sus márgenes. El incremento de ingresos de la reforma de las pensiones «podría ser menor si los mayores costes labores afectan negativamente a la competitividad, los salarios o el empleo», reitera.

Pero, además, el Banco de España corrige los números elaborados por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Así, estima que este aumento de cotizaciones podría incrementar los recursos de la Seguridad Social en torno al 0,6% del PIB en 2030 y al 0,9% del PIB en 2050. Y eso en el mejor de los casos, puesto que señala que estas previsiones las hace «ignorando los efectos sobre el empleo y sobre los salarios que podrían derivarse del aumento de los costes laborales».

Supone esto que en sus previsiones más optimistas, el supervisor reduce dos décimas de PIB el incremento de gasto que prevé Escrivá con esta triple subida de cotizaciones y que pretende destinar al mayor gasto que ocasionará la oleada de jubilaciones de la generación del 'baby boom'. El Banco de España se desmarca de las cuentas del Gobierno y se alinea con otros organismos como la Airef y Fedea, que ya advirtieron recientemente que las cuentas de Escrivá están algo infladas y criticaron que suponga más gasto que ingresos.

La banca, la más penalizada

El Banco de España también hace hincapié en que la reforma de las pensiones tendrá un impacto «desigual» entre trabajadores y empresas. Así, apenas perjudicará a quienes ganen por debajo de la base máxima, situada actualmente en 53.946 euros brutos anuales, y no tendrá gran incidencia en las empresas más pequeñas, puesto que generalmente pagan salarios más bajos, mientras que serán los trabajadores con mayores ingresos y las compañías grandes a las que más penalice. Hasta el punto de que el progresivo aumento del tipo efectivo de las cotizaciones sociales se irá agrandando progresivamente desde 2025 hasta 2050, cuando se situará en una subida de 1,2 puntos para los salarios más bajos y 11,3 puntos para las rentas más altas, es decir, diez veces más.

El estudio estima que los afectados por esta triple cotización serán en torno a 1,3 millones de trabajadores, el 6,8% del total, que son los que cotizan por la base máxima, y dibuja el perfil de este colectivo. Se trata de un hombre, de mediana edad tirando a alta, universitario, empleado de una gran empresa y preferentemente dedicado a la banca, la consultoría, la informática o la sanidad, por lo que serán también las grandes empresas de estos sectores las más penalizadas por la reforma laboral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios