Borrar
Nasser al-Khater, presidente del comité organizador de Qatar 2022. ARCHIVO
Mundial de Qatar 2022: Qatar, tras el fallecimiento de un obrero: «Es una parte natural de la vida»
Mundial de Qatar 2022

Qatar, tras el fallecimiento de un obrero: «Es una parte natural de la vida»

Organizaciones internacionales critican al Gobierno catarí por su reacción «despiadada» tras el deceso de un obrero filipino en una instalación del Mundial

Viernes, 9 de diciembre 2022, 17:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La trágica suerte de algunos trabajadores implicados en la construcción de los estadios de la Copa del Mundo se ha convertido en el mayor lunar de Qatar 2022. Aunque con el discurrir de los días la conversación pública se ha ido trasladando hacia la competición deportiva, la muerte accidental de un obrero filipino en unas instalaciones del Mundial ha vuelto a colocar el foco sobre la cuestión más incómoda tanto para el emirato como para la FIFA.

El pasado miércoles, la revista 'The Athletic' reveló que Álex, un electricista que trabajaba en el parking de Sealine Resort, el lugar de entrenamiento de la selección de Arabia Saudí, había fallecido tras caer por una rampa del garaje y golpearse la cabeza contra el suelo de hormigón, si bien no se indicaba el día en que sucedió el deceso. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Filipinas confirmó este jueves la muerte y aseguró que está trabajando con la embajada para esclarecer los detalles del caso.

El enojo del jeque Nasser al-Khater, presidente del comité organizador de Qatar 2022, cuando un periodista del diario 'The Guardian' le preguntó por el accidente del obrero filipino fue visible. «Estamos en medio de una Copa del Mundo, de una Copa del Mundo muy exitosa, y ahora me pregunta por esto», le espetó. Aunque envió sus «condolencias» a la familia, criticó a la prensa internacional por seguir ahondando en un asunto «falso». Fue entonces cuando Nasser al-Khater dijo que la muerte era «una parte natural de la vida, ya sea en el trabajo o en la cama», una frase que levantó el enojo inmediato de algunas organizaciones internacionales.

Human Right Watch censuró la reacción «despiadada» del jeque y apuntó que el Gobierno catarí sigue «negándose a investigar las miles de muertes» que se han producido. Además, criticó que la organización de la Copa del Mundo corriera a decir que el obrero filipino fallecido, al parecer subcontratado, no estaba bajo su jurisdicción «cuando se encontraba reparando una instalación del Mundial». No obstante, la agencia Reuters recogió la declaración de un miembro del Gobierno catarí en el que aseguraba que «si la investigación concluye que no se siguieron los protocolos de seguridad, la empresa recibirá severas sanciones financieras».

Críticas de las ONG

Tanto Human Right Watch como Amnistía Internacional han denunciado al Gobierno catarí por no investigar las muertes que se han producido desde que en 2010 la FIFA adjudicó a Qatar la organización del Mundial. El emirato asegura que se ha indemnizado a todas las familias de los fallecidos, pero las ONG replican que muchas de las muertes se han despachado como producto de «causas naturales» o de «infartos», pese a que hayan sucedido en hombres jóvenes y saludables que trabajaban de sol a sol en las obras de los estadios.

El número total de óbitos tampoco se ha podido establecer con exactitud. Algunas investigaciones elevan la cifra por encima de los 6.000, aunque, hasta hace algunos días, el Comité Supremo para la Organización y el Legado solo reconocía tres muertos directamente relacionados con las obras del Mundial y otros 37 indirectos. El 28 de noviembre, el secretario general del Comité, Hassan al-Tawadi admitió que el número real podría estar «entre 400 y 500». Una horquilla muy amplia a la que ahora habrá que añadir el caso de Álex, electricista filipino cuyo apellido se desconoce.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios