Borrar
Captura de la señal institucional de las declaraciones de Francisco Grau. EFE/Jordi Ferrer
El exasesor de Zaplana le defiende, cuestiona la confesión de 'Pachano' y apunta a los Cotino

El exasesor de Zaplana le defiende, cuestiona la confesión de 'Pachano' y apunta a los Cotino

Grau niega que entregara a Barceló cinco millones de euros del 'expresident' para llevarlos a Andorra

EP

Alicante

Jueves, 11 de abril 2024, 15:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Francisco Grau, exasesor fiscal del expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro con el PP Eduardo Zaplana, ha defendido sus actuaciones y ha cuestionado la confesión de Joaquín Miguel Barceló, apodado 'Pachano', quien reconoció ayer haber sido testaferro del 'expresident': «Al acabar la sesión del juicio me dijo que le habían obligado a hacerlo». También ha apuntado a los hermanos Cotino.

Grau se ha pronunciado así en su declaración en la cuarta sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Valencia por el caso Erial, procedimiento en el que se ha investigado el supuesto cobro de más de 10 millones de euros en comisiones derivadas de concesiones de ITV y parques eólicos de la Comunitat Valenciana. En total hay 15 acusados, entre ellos Zaplana, y el fraude está cuantificado en más de 20 millones de euros.

Durante la vista, el acusado, considerado por el fiscal el cerebro financiero de la trama de Erial, ha explicado que conoció a Barceló en 1997 o 1998 y a Zaplana un par de años antes. Ha basado su intervención en desligarse de cualquier tipo de irregularidad y ha asegurado que no daba órdenes sobre las sociedades y los fondos cuestionados. También ha apuntado a Barceló y ha asegurado que los fondos de una sociedad de Luxemburgo, Imison International, eran de los hermanos Cotino.

En un momento determinado, preguntado por si dio cinco millones de euros en una bolsa o un sobre a Barceló para llevarlos a Andorra --que pertenecían supuestamente a Zaplana--, ha respondido que «no». «Ayer yo estuve aquí y creo recordar que la palabra 'bolsa' con dinero la introdujo usted», le ha replicado al fiscal, y ha agregado: «En absoluto le di ese dinero».

El ministerio público le ha contestado: «¿Y por qué dijo Barceló que se los dio?; ¿Se llevan mal?», a lo que el acusado ha afirmado: «Aquí tenemos la espada de Damocles con la petición de cárcel que nos ha hecho. Zaplana y yo sabemos lo que es la cárcel, lo hemos pasado» --ha dicho en referencia a la prisión provisional tras su detención--.

Y ha continuado: «Los dos primeros meses en prisión los pasé en la misma celda con Barceló y sabemos lo que hemos sufrido y lo que es eso. A partir de esos dos meses, pasó otros cuatro solo. Y Barceló, a primeros de diciembre, me dijo que no iba a volver a prisión y que iba a hacer lo que haciera falta para no volver a prisión».

«Yo eso también lo valoro, lo consulto e, incluso, me aconsejan que lo haga. Se consideraba que Zaplana ya había perdido su reputación y tampoco lo que pudiera decir... Pero hay cosas que si no he vivido, no las puedo decir. Yo decido no conformarme. Es más, ayer, al final del juicio, Joaquín me dijo cuando terminamos 'Me han obligado a hacerlo'», ha desvelado. «Tenía buena relación con Joaquín Barceló, cuando acabe la declaración de hoy, ya veremos», ha apostillado.

«Los señores Cotino»

Otra parte del interrogatorio se ha centrado en las sociedades creadas para gestionar dinero de las presuntas comisiones. En primer lugar el fiscal se ha interesado por Imision International, sobre la que el acusado ha explicado que la conoció en 2005 a través de Barceló.

Según ha comentado, Barceló le pidió asesoramiento relacionado con esta sociedad --de Luxemburgo-- y una inversión y empezó a buscar datos. Seguidamente se reunión con el director financiero de Sedesa y le explicó las inversiones y de dónde provenían los fondos de la sociedad. El dinero de la sociedad, según ha dicho, provenía de los hermanos Cotino --también acusados en este procedimiento--. «Me dijo que el dinero de Imision era de los señores Cotino», ha dicho.

También habló con otra persona, Beatriz García Paesa, y le pidió datos y documentación de la sociedad. Sin embargo, ha insistido en que no le dio órdenes sobre lo que hacer con los fondos. Preguntado por si comentó a Zaplana la inversión de Barceló a través de Imision, ha dicho que «no». «En los despachos hay que procurar mantener una estricta confidencialidad», ha subrayado.

Respecto a las sociedades y las cuentas en Andorra, el acusado ha repetido que no daba órdenes «de nada», únicamente «instrucciones» sobre cifras que debían figurar en documentos. «Por ejemplo, yo he instruído sobre la cifra del número de participaciones a suscribir y por qué importe», ha dicho.

En esta línea, interpelado por quién ordenó transferencias de Imision a dos sociedades panameñas, el acusado ha dicho que «quien tenía poder para hacerlo». «Quien daba los datos de dónde se tenía que hacer la transferencia o a qué empresas e importes, eso sí lo hago yo», ha puntualizado.

El fiscal ha proseguido el interrogatorio con su participación e intervención en otras sociedades como Medlevante, Gesdesarrollo o Costera del Glorio. Al respecto ha explicado, en general, que era Barceló el que le presentaba inversiones y pedía asesoramiento, y él lo gestionaba. «Yo estoy ahí para facturar y ganar un dinerito. A veces voy a éxito y si no sale bien...», ha agregado. El ministerio público le ha trasladado en varias ocasiones que no llegaba a entender por qué tenía que establecer porcentajes en sociedades si el dinero era de Barceló.

Respecto a las sociedades y las cuentas en Andorra, el acusado ha repetido que no daba órdenes «de nada», únicamente «instrucciones» sobre cifras que debían figurar en documentos.

En esta línea, el fiscal le ha preguntado por qué le necesitaba Barceló para sus operaciones si él ya tenía un asesor, a lo que ha indicado: «Él tenía un asesor de Benidorm que hace nóminas y seguros pero esto del IVA es el impuesto más problemático que hay. Entiendo que Joaquín, en ese momento, se fiaba más de lo que pudiera ver o conseguir».

En cualquier caso, el acusado ha insistido en que «nunca» informaba a Zaplana de este tipo de operativas. Sí contaban con él en el caso en que necesitaran su «ayuda» para algo. Ha puesto como ejemplo de unos áticos que se iban a comprar y sobre los que hubo problemas: «Zaplana tenía ascendencia sobre otro señor para que ayudara a deshacer el problema, que era muy gordo. Se le dijo que si podía mediar, se le agradecería», ha señalado.

También fue Zaplana, ha agregado, quien le presentó al empresario Fernando Belhot --testigo clave de la Fiscalía-- como inversor y se le pidió ayuda por una inversión que iba a hacer éste en un negocio que movía, ha señalado. Belhot ingresó 1.800.000 euros en el banco para esta operación y, preguntado por si sabía el origen de este importe, el acusado ha dicho que «de eso se preocuparía el banco».

Barco, vivienda y testamento

Por otro lado, el fiscal ha preguntado al acusado por la compra de un piso en Núñez de Balboa de Madrid en el que residió Zaplana una temporada. El 'expresident' aseguró en su declaración que lo adquirió Barceló y se lo dejó, mientras que éste le contradijo y señaló que la compra la negoció Zaplana y el piso «realmente» era de él.

Grau ha aclarado que él no participó ni en la venta ni en la compra del piso y que únicamente se encargó del contrato de arras tras pedírselo quien compró el piso, «Barceló», ha dicho.

Grau ha aclarado que él no participó ni en la venta ni en la compra del piso y que únicamente se encargó del contrato de arras tras pedírselo quien compró el piso, «Barceló», ha dicho.

Sobre una embarcación adquirida por varias personas, entre ellas Zaplana y Barceló, el acusado ha indicado que no preparó la operación ni confeccionó el contrato para la compra. «El contrato lo hizo el vendedor y puede ser que yo lo tuviera grabado en mi ordenador. Puede que los datos de los compradores los pusiera yo, pero el contrato no lo hice yo», ha insistido. «Recurrieron a mí porque alguien daría mi referencia, cualquiera que participara en la compra del banco», ha apostillado, al tiempo que ha agregado: «Yo no usaba el barco porque me mareo».

Por último, interpelado por el motivo por el que elaboró un testamento a Barceló --ayer este acusado afirmó que ni lo pidió ni lo firmó--, ha indicado que no era un testamento sino «una alternativa de otro tipo a lo que podría ser la fiducia. Era para un inversor y, de cara a él, un punto de partida», ha dicho.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios