Borrar
Niños refrescándose. Efe
Unicef alerta de que toda la población infantil sufrirá temperaturas extremas en 2050

Unicef alerta de que toda la población infantil sufrirá temperaturas extremas en 2050

ODS 13 | Acción por el clima ·

La agencia de Naciones Unidas pide aumentar la financiación para proteger la salud de los más pequeños en las próximas décadas

Martes, 25 de octubre 2022, 14:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

¿Qué planeta vamos a dejar a nuestros hijos o nietos? Esta es una de las preguntas más repetidas relacionadas con el cambio climático y el futuro del medioambiente. Cuestión a la que Unicef ha encontrado respuesta: «Todos los niños en 2050 estarán expuestos a olas de calor más frecuentes».

Así lo asegura el último informe de la agencia para la infancia de Naciones Unidas. «Tanto si alcanzamos un escenario de bajas emisiones como de altas, 2.020 millones de niños y niñas las sufrirán», concluye la investigación. «Hay que tomar medidas de adaptación para asegurar los derechos de los más pequeños», advierte Rocío Vicente, miembro del equipo de proyectos de Unicef España.

En la actualidad, el 25% de los niños están expuestos a olas de calor, mientras que el 33% vive en países con temperaturas extremadamente altas. «Esto afecta gravemente a su salud», detalla Vicente.

El mercurio de los termómetros avanza décima a décima y ya deja registros históricos en las bases de datos de las diferentes agencias meteorológicas. El pasado verano fue el más caluroso, según Copernicus, mientras que España cerró el periodo estival con 42 días bajo la denominación oficial de ola de calor, es decir tres jornadas donde la temperatura es un 10% superior a la media local.

Fechas en las que los infantes tuvieron que abandonar las aulas antes de tiempo por las temperaturas alcanzadas dentro de las instalaciones. «Las olas de calor son especialmente nocivas para los niños, ya que estos tienen menos capacidad para regular su temperatura corporal», destaca Vicente.

Un impacto que se traduce en mayor riesgo de enfermedades respiratorias, estrés por calor, enfermedades cardiovasculares o deshidratación. «Todo esto afecta especialmente a bebés y a los más jóvenes», señala la responsable de Unicef España. «Además, el calor puede afectar también a la salud mental y emocional, incluido el trastorno de estrés postraumático y la depresión», advierte el informe.

En la actualidad, 23 países registran temperaturas extremadamente altas, un número que ascenderá a 33 en el mejor de los casos, pero crecerá a los 36 en el caso de «emisiones muy altas». «Es el momento de tomar medidas de adaptación y asegurar y salvar los derechos de los niños hoy y del futuro», puntualiza Vicente.

Proteger y preparar

Las alertas meteorológicas por altas temperaturas cada vez son más frecuentes en la Península Ibérica, «las olas de calor son cada vez más probables por el cambio climático», avanzan los estudios. «Por muy caluroso que haya sido este año en casi todos los rincones del mundo probablemente será el más frío del resto de nuestras vidas», comenta Vanessa Nakate, embajadora de buena voluntad de Unicef.

Según los registros históricos, los últimos siete ejercicios han sido los más calurosos de la historia. «Literalmente estamos quemando la Tierra con un calor cada vez mayor», comenta Nakate.

Aumento de la temperatura que impacta en la salud y también en la alimentación, «el calor agrava la sequía y el hambre», denuncia Rocío Vicente. La temperatura mundial ya ha aumentado 1,1ºC por encima del promedio preindustrial y, con las políticas actuales, se estima que llegará a 2,8ºC. «Con esa temperatura va a ser muy difícil la vida», alerta Vicente.

A nivel mundial, las olas de calor matan casi a medio millón de personas al año. Las canículas «ya afectan prácticamente a todas las regiones», aunque es especialmente palpable en África o Latinoamérica, donde «pueden causar más hambre, enfermedades y conflictos» si la comunidad internacional no reacciona. «La única forma de prevenirlo es que los gobiernos revisen sus planes y políticas sobre el clima», destaca Vicente. «En la COP27 se debe otorgar prioridad a la infancia y sus derechos a la hora de tomar decisiones», advierte Unicef.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios