Borrar
Tareas de mantenimiento en un parque eólico navarro. EFE
El trabajo del futuro será verde y digital

El trabajo del futuro será verde y digital

Reaprender habilidades digitales en sostenibilidad puede ser clave para no verse arrollados por las nuevas necesidades en el trabajo

Raquel C. Pico

Martes, 21 de mayo 2024, 11:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Suele ser material para estudios virales que emergen de cuando en cuando: preguntarles a niños y niñas qué quieren ser de mayores ayuda a ver qué es lo que consideran importante. También sirve para visualizar cómo se ve el trabajo, algo que se encuentra ahora mismo en un momento de profunda transformación. Los empleos que esta infancia desempeñará cuando llegue a la edad adulta serán muy distintos a los de sus padres y madres, porque todos los procesos de transición en los que el planeta se encuentra sumido ahora mismo están cambiando profundamente las cosas.

«Existe un alto nivel de incertidumbre acerca de los trabajos del futuro», explica Ricardo Trujillo, director de Impacto Social y Capital Humano de Forética. «Esto es debido a que nos encontramos enfrentando varias transformaciones sociales y económicas simultaneas, cada una de ellas con gran potencial de impacto en el empleo», suma.

La lista de ocupaciones suele estar dominada, eso sí, por dos elementos. Uno es la tecnología y otro es la apuesta por lo verde. «La transición digital y la transición verde —y la intersección entre las dos— son dos de los elementos principales en este escenario», indica Trujillo.

Uno de los hilos de debate en la Jornada sobre Sostenibilidad, Transformación Digital y Medioambiente, que acaba de organizar la Universidad Oberta de Cataluña, fue, justamente, los pros y los contras derivados de esta conexión. En estos últimos años, la apuesta por la digitalización va en aumento —y por múltiples razones— pero, como señalaba el encuentro, no es una panacea y requiere una «perspectiva crítica». Así, no se debe olvidar, por ejemplo, que la inteligencia artificial puede tener sesgos o que la digitalización puede hacer más abruptas algunas brechas.

Con todo, las proyecciones dejan claro que verde y digital irán en las descripciones de los empleos del mañana. Así, por ejemplo, las conclusiones del Congreso Internacional de Tecnologías de la Información, Empleabilidad y Empresa, que se celebraba en la Universidad Complutense a principios de abril, señalaba que los especialistas en inteligencia artificial y los en transformación digital serán algunos de los trabajos que más crecerán en el futuro inmediato. Se espera que lo hagan en más de un 35% a nivel global de aquí a 2027.

«Lo que es seguro es que los trabajos del futuro exigirán, en su mayoría, una mayor comprensión y utilización de la tecnología», indica Trujillo. «Estarán vinculados a sectores y empresas con una mayor conciencia y compromiso sostenible, con rutas claras y definidas hacia la descarbonización y la preservación de la naturaleza», explica.

Cómo afrontar este cambio

Este es, como indica el experto, un cambio irreversible, aunque ha ido tan rápido y lo estamos viendo tan desde dentro que a veces no se logra entender del todo qué está cambiando. Con todo, las consecuencias —si se hacen bien las cosas— pueden tener «un gran poder de impacto positivo».

La gran cuestión está en cómo hacer, justamente, esa transformación. «La preparación para estas nuevas ocupaciones requiere un cambio en la formación y la visión del mercado de trabajo, enfocándose en el 'upskilling' y el 'reskilling' para mejorar las habilidades técnicas relacionadas con los empleos verdes y digitales», señala Trujillo. El especialista defiende realizar cambios en los itinerarios formativos y una mayor interrelación entre las distintas iniciativas que ya existen en el mercado.

Para España, todo esto puede suponer un reto especial. «En España existe ya un importante desacople de talento», indica Trujillo, recordando que los estudios ya apuntan que 8 de cada 10 empresas tienen problemas para encontrar al talento que necesitan. «Con la evolución del futuro del trabajo, con mayor incertidumbre acerca de los conocimiento y habilidades necesarios para la empleabilidad, (y si nada cambia a la velocidad necesaria), este desajuste se consolidará o incrementará». Esto es «una fuerte paradoja» en un país con una tasa de desempleo y abandono escolar que todavía son demasiado elevadas.

Los daños colaterales de la transformación

Aun así, el proceso tendrá un coste. Las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo hablan de que se perderán trabajos tanto en la transición digital como en la verde, aunque el cómputo final sea beneficioso (porque, en realidad, se crearán más puestos). Aun así, la irrupción de los trabajos del futuro en este contexto de transformación tan profunda dejará otras ocupaciones obsoletas.

Trujillo apunta la importancia de crear un entorno de liderazgo y compromiso con una transición justa. «Trabajar en esta línea, poniendo el foco también en las personas, es necesario para que durante este proceso no se contribuyan a agrandar las brechas de desigualdad, sino que sirva como una oportunidad para luchar contra ellas», señala. Para eso, se necesita una hoja de ruta que identifique desde el origen la situación y marque qué se debe hacer y cómo. «Es muy probable que la cifra neta de creación de empleos sea positiva en el largo plazo», insiste.

La clave para conseguir que nadie se quede en el camino estaría en actualizar los conocimientos. Pero esto no deben hacerlo solo las empresas y las administraciones públicas, advierte el experto, sino que también debe partir de la «responsabilidad individual».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios