Borrar
EFE
El cambio climático ya impacta al turismo: los visitantes gastan menos donde hace más calor

El cambio climático ya impacta al turismo: los visitantes gastan menos donde hace más calor

Las zonas más beneficiadas son las que registran temperaturas medias de 20º en verano y Caixabank Research propone a las demás diversificar su oferta

Martes, 23 de enero 2024, 10:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El verano pasado las temperaturas marcaron récord de la serie histórica, al igual que el gasto turístico de los visitantes en España. Pero con ciertas diferencias entre zonas dependiendo de sus temperaturas, lo que advierte del impacto que ya está causando el cambio climático en el sector turístico. Así lo detalla un informe de CaixaBank Research, que revela que el gasto turístico casi se dobló frente al de 2019 en las zonas que registraron temperaturas medias de hasta 21 grados, diez puntos por encima de las zonas de temperaturas asfixiantes.

Es decir, cuanto más calor hace, menos gastan los turistas en destino y la composición del gasto además es diferente. Esas zonas no reciben tantos nuevos turistas y, además, son visitantes que no pueden salir a gastar durante todo el día por las altas temperaturas. El informe, coordinado por David César Neymann, indica que «el crecimiento del gasto turístico es mayor en zonas con climas más templados». Así, el gasto turístico ha crecido casi un 42% en las zonas donde la temperatura media no llegó a los 21 grados entre julio y agosto de 2019 frente a los mismos meses de 2023, diez puntos más que en las ciudades con temperaturas superiores a esa franja.

Más en detalle, el estudio revela que donde más aumentó el gasto el pasado verano fue en las zonas que marcaron entre 15 y 17 grados de media (46,5% más de gasto que en 2019), mientras que donde menos se incrementó fue allí donde la temperatura superó los 25 grados de media (26%).

Además, el gasto entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde se reduce considerablemente, y cuando más aumenta es a partir de las 10 de la noche. Pero en general, se consumió menos. El informe detalla que en los días de más calor se gasta un 0,12% menos por cada grado de más que suban las temperaturas por encima de la media. Además, por sectores también se facturó menos por el calor: los restaurantes, un 0,16% menos; el ocio un 0,4% menos; y los supermercados, un 0,13% menos.

Ante estos datos, los autores invitan a que las zonas costeras del levante y sur peninsular desarrollen una política turística menos dependiente del sol y playa para reducir el impacto de las olas de calor. Como ejemplos prácticos, proponen intensificar las actividades acuáticas durante la parte más cálida del día, mejorar las instalaciones de sombra y desarrollar eventos nocturnos para mitigar los efectos del calor en sus economías. Para las áreas rurales, el informe propone promover actividades naturales a primera hora de la mañana o por la noche, y diversificar las ofertas turísticas para incluir más opciones interiores, «lo que podría ayudar a mantener el interés y el gasto turístico».

La zona costera del norte peninsular está siendo una de las más beneficiadas por esta situación, ya que sus temperaturas templadas en verano (unos 18-20 grados de media) estarían favoreciendo la mayor llegada de visitantes que huyen del calor de otras zonas históricamente más turísticas de España.

Más turistas en otras épocas del año

Una de las pocas consecuencias positivas que está teniendo la subida de las temperaturas es la desestacionalización del turismo. El estudio del centro de estudios hace un análisis de cómo se está desarrollando la desestacionalización de la demanda porque el número de turistas y su gasto está creciendo proporcionalmente más en meses fuera del verano, tradicionalmente la temporada alta.

Así, los datos indican que el año pasado la tasa de crecimiento del turismo fue cinco veces mayor en el segundo y cuarto trimestre que en el tercero (meses del verano). Esta tendencia continuará por varias razones. Por un lado, por el aumento de la población que tiene más flexibilidad porque no tienen hijos en edad escolar (por la baja natalidad) y, por otro, porque algunos trabajadores pueden tomar vacaciones fuera de temporada por el teletrabajo y las dinámicas laborales más flexibles.

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, apuntó a la desestacionalización como el aspecto más positivo para las previsiones a medio plazo del sector turístico español. En el foro organizado este martes por Exceltur a las puertas de Fitur, la mayor fería turística del mundo que comienza mañana en Madrid, el presidente de la entidad vaticinó que el sector crecerá el año que viene al doble de velocidad que la economía en su conjunto.

La desestacionalización ayudaría a reducir la «infrautilización de las infraestructuras turísticas y de fuerza laboral» destinada al turismo en temporada baja y, por tanto, potenciaría la tasa de crecimiento del sector a largo plazo y mejoraría la calidad de empleo en el sector.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios