Borrar
Vecinos quejándose en la subdelegación del Gobierno. Shootori

Los vecinos de San Miguel de Salinas llevan su guerra contra la planta solar a la sede del Gobierno en Alicante

Los organizadores llenaron cuatro autobuses para desplazarse a la capital provincial en busca de paralizar la fotovoltaica que amenaza 120 hectáreas de regadío en el municipio

Jesús Nicolás

Martes, 7 de mayo 2024, 14:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La voz del pueblo de San Miguel de Salinas ya se deja sentir en los despachos de la Subdelegación del Gobierno en Alicante. Hasta cuatro autobuses cargados hasta arriba de manifestantes han aterrizado en la mañana de este martes en la capital provincial para exigir al Gobierno de la nación y a la empresa estatal Acuamed que den marcha atrás a esa planta solar que amenaza con acabar con las tierras más fértiles del municipio. La protesta, que se ha desarrollado de manera pacífica, ha comenzado a las 10.45 y ha finalizado sobre las 12.00 horas. Se trata de la segunda vez que los vecinos de esta localidad del Campo de Salinas se manifiestan desde que en marzo, según los organizadores, reunieran a 3.000 personas para expresar su oposición por las calles del pueblo, las cuales lucen ya engalanadas con los lemas 'No a la planta solar' y 'Renovables sí, pero no así'.

En la protesta de esta mañana en Alicante se han dejado ver el portavoz de la Asociación de Vecinos San Miguel Arcángel, Manuel Gómez, y hasta el propio alcalde de la localidad, el socialista Juan de Dios Fresneda, que en estos momentos asume un papel complicado al oponerse a un proyecto impulsado por un gobierno de su mismo signo político. Entre el gentío se han dejado ver curiosos, pero también contundentes esloganes y consignas como 'Comeremos vatios' o 'No regareis con nuestras lágrimas'. Hasta los pocos apicultores que quedan en la zona han acudido a la concentración enfundados en sus monos de trabajo.

En la protesta de esta mañana en Alicante se han dejado ver el portavoz de la Asociación de Vecinos San Miguel Arcángel, Manuel Gómez, y hasta el propio alcalde de la localidad, el socialista Juan de Dios Fresneda, que en estos momentos asume un papel complicado al oponerse a un proyecto impulsado por un gobierno de su mismo signo político. Entre el gentío se han dejado ver curiosos, pero también contundentes esloganes y consignas como 'Comeremos vatios' o 'No regareis con nuestras lágrimas'. Hasta los pocos apicultores que quedan en la zona han acudido a la concentración enfundados en sus monos de trabajo.

Shootori

Según indican desde la asociación, el objetivo de la obra de la planta solar «no es otro que el de abaratar los costes de producción del agua desalada». Una rebaja que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cifró durante su visita a Torrevieja en cuatro céntimos por metro cúbico. La planta, continúan los vecinos, se proyecta para una potencia nominal máxima de 60 megavatios, que suponen la ocupación de unas 120 hectáreas, según el pliego de prescripciones técnicas.

La factura eléctrica de todas las desaladoras de Acuamed, indican, «es única y unitaria. Cada desaladora tiene en proyecto su planta solar. De hecho, cada anualidad la empresa licita de manera conjunta el suministro de energía para todas sus plantas». La desaladora de Torrevieja señalan que consume ahora casi un cuarto del total del consumo energético del conjunto de las desaladoras del arco mediterráneo, el 23,6 % según una auditoría energética de la empresa de 2023. «No parece justo ni solidario que San Miguel sacrifique su futuro para rebajar la mayor parte del coste de esa factura energética».

Además, valoran que existe una tendencia a la baja del mercado de la electricidad por sobreproducción de las energías renovables desde el inicio de la guerra de Ucrania, cuando se gestó este proyecto. «Hasta ahora es más que evidente y contrastado que, por tanto, la coyuntura ni urge ni tensiona la situación en la búsqueda de unas soluciones que no sean dañinas».

Shootori

Por contra, valoran que Acuamed opta por una ubicación para la planta solar que tiene un elevado número de afecciones económicas, paisajísticas, culturales y medioambientales. El pliego de prescripciones técnicas, indican, recoge de manera explícita que «el consultor deberá realizar un estudio de detalle de la disponibilidad de terrenos cercanos a la desaladora para poder instalar la planta solar, así como los terrenos necesarios para ejecutar las líneas de evacuación necesarias. Asimismo, analizará la posible utilización del Canal del Campo de Cartagena y el embalse de La Pedrera» . La asociación de vecinos, en esa misma línea, ha propuesto, sin éxito alguno, la utilización combinada del canal de Cartagena y la autovía AP-7 que circunvala la laguna de Torrevieja.

Impacto de «cinco millones»

En su lugar, Acuamed baraja la utilización una superficie de 200 hectáreas de una rica huerta de cítricos en producción catalogada, insisten, «de regadío tradicional y de interés nacional con derecho a aguas del río Segura desde hace un siglo, que factura alrededor de 5 millones de euros anuales y que es el sostén de la economía de alrededor de medio centenar de pequeños agricultores».

Recuerdan, en ese sentido, que dichos suelos están calificados por la Generalitat como de alto valor agrológico, «algo que no contempla debidamente el Ministerio para la Transición Ecológica en su Índice de Sensibilidad Ambiental, que utiliza como guía para la elaboración de este tipo de proyectos. No tiene tampoco en cuenta las recomendaciones que Acuamed refleja en el página 10 de los pliegos donde dice que se hará un uso excepcional de suelo rústico».

La asociación vecinal calcula que podrían ser unos 50 los agricultores que se verían afectados por las expropiaciones

El emplazamiento de la planta solar se ubica a escasos 300 metros del casco urbano y ocupa una extensa franja longitudinal en la fachada este del municipio sobre las aguas vertientes a la laguna de Torrevieja, que es el punto más bajo de la cuenca del Campo de Salinas. «El impacto, no será sólo visual, donde ahora son campos de cítricos serán reemplazados por un bosque de placas, sino también; económico con pérdida inmediata del valor de inmuebles y de las expectativas turísticas en un pueblo que vive principalmente del turismo y de la agricultura».

«Desequilibrio técnico»

Por otra parte, consideran que la planta solar puede contravenir los objetivos que se marcan dentro del plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del propio Gobierno central. En este explican que se considera que una actividad causa un daño significativo a la adaptación al cambio climático si conduce a un mayor impacto adverso del clima actual y futuro. «No se entiende cómo se puede justificar la eliminación de miles de árboles y su sustitución por placas solares y sus efectos perversos en cuanto a la aceleración del desequilibrio térmico en una zona árida como la nuestra».

Shootori

Por todo ello, la asociación vecinal ha reclamado en la concentración de este martes que, una vez realizada la fase previa de recogida de información, el Director Técnico del Servicio proceda a la retirada inmediata del proyecto y que no se inicie el procedimiento de la evaluación de impacto ambiental.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios