Borrar
Urgente El Hércules ficha a Aranda, uno de los «niños» de Torrecilla
Imagen de archivo del izado de la bandera azul en la playa de Levante de Benidorm T.A.
Benidorm no tendrá banderas azules en sus playas en 2023 | Benidorm renuncia a colgar la bandera azul en sus playas tras perder la de Poniente en 2022

Benidorm renuncia a colgar la bandera azul en sus playas tras perder la de Poniente en 2022

El presidente de la organización, José Palacios, afirma que «no podemos consentir que un municipio, por muy relevante que sea, no cumpla un criterio» | La concejala de Playas, Mónica Gómez, asegura que la ciudad es «responsable y coherente» con los criterios de Adeac y no se presenta por las obras que se están ejecutando en Levante y Poniente

Jueves, 9 de febrero 2023, 14:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Asociación de Eduación Ambiental y del Consumidor (Adeac) lleva casi cuatro décadas, 37 años exactamente, certificando la calidad de las zonas de baño de todo el mundo a través de sus codiciadas banderas azules, unas enseñas para cuya consecución los arenales que optan a ellas deben cumplir una exigente lista de 114 criterios y que suponen, para los usuarios de los mismos, sinónimo de calidad y seguridad.

Benidorm, destino turístico de referencia en lo que al 'sol y playa' del Mediterráneo se refiere, siempre ha presumido de haber ondeado la bandera azul en sus principales arenales… Siempre hasta el pasado año, cuando para enorme enfado de los responsables municipales, la playa de Poniente perdió la suya por problemas con la calidad del agua. Ahora, y en respuesta a esa negativa, ha decidido que para 2023 ninguna de sus playas optará a las enseñas.

Esta negativa, que han conocido en primicia Todo Alicante y Radio Benidorm-Cadena SER, ha sido confirmada por José Palacios, presidente de Adeac. Palacios ha explicado este mismo jueves que «es la primera vez que sucede» en la capital turística de la Comunitat Valenciana, pero «el programa de Bandera Azul es voluntario, es decir, el municipio decide libremente presentarse o no».

«Hay que cumplir los criterios internacionales»

Palacios también ha querido insistir en la exigencia del programa Bandera Azul y, por lo tanto, subraya que si un municipio decide concurrir «tiene que cumplir los criterios que están establecidos internacionalmente y que nosotros, lo que hacemos, es asegurarnos que se cumplan». Por ello, sostiene que Benidorm «no se ha presentado y respetamos la voluntad del municipio aunque, evidentemente, pensamos que es mejor tener dos banderas azules que ninguna».

El presidente de Adeac se cuida muy mucho de afear la actitud de Benidorm, pero de sus palabras se puede deducir que en el fondo de esta cuestión existe una 'pataleta' por la retirada, el pasado año, de la bandera de la playa de Poniente. Así, el también profesor en la Universidad de A Coruña explica que «hay una playa que no cumple los criterios internacionales en cuanto a la calidad excelente del agua y no admiten que esa playa no tenga bandera azul y, por lo tanto, prefieren retirarse del programa en todas sus playas».

Por el contrario, la concejala de Playas de la capital turística, Mónica Gómez, da una versión muy distinta y apunta a las obras que se están realizando ya en los principales arenales de la ciudad como motivo para no concurrir al programa.

Así, Gómez ha explicado que a finales de diciembre, «como todos los años, cuando llega el momento de solicitar la adhesión al programa de Bandera Azul, valoramos la situación y teníamos sobre la mesa que en las playas de Benidorm se van a ejecutar unas obras importantes como son la de la Zona de Bajas Emisiones y la pasarela de Poniente y la catenaria de la playa de Levante».

Benidorm es «responsable y coherente»

Por ello, la edil benidormense asegura que «siendo responsables y coherentes y sabiendo que uno de los criterios más importantes del programa es que no se pueden hacer obras, decidimos, a la vista de que estamos a puertas de ejecutarlas, no presentarnos en ninguna de las tres playas para este ejercicio 2023».

Unas obras, recuerda Gómez, que «corresponde realizarlas al Ministerio y es quien se ha encargado de dar las autorizaciones pertinentes, que se han demorado y que ya se están ejecutando, pero no sabemos cuándo van a finalizar», motivo también esgrimido para renunciar a la bandera azul tanto en Levante como en Poniente –también en Mal Pas– ya que el Ayuntamiento no tiene control sobre el avance de las mismas.

Con todo, Gómez asegura que «no hemos dado explicaciones» a Adeac sobre esta decisión «porque ellos no las han pedido. El sistema que se sigue es que, como Ayuntamiento, tú tienes que cursar la solicitud y este año no lo hemos hecho por la situación en la que se encuentran las playas respecto a esas obras de mejora».

Poniente no es 'excelente'

Preguntado respecto a si los problemas presentados por la playa de Poniente en 2022 siguen estando presentes o si, por el contrario, Adeac no ha vuelto a analizar la calidad del agua, Palacios ha indicado que el arenal mantiene esos valores que le costaron la enseña el pasado año.

En ese sentido, insiste en que «en todas las playas que tienen bandera azul, la calidad del agua tiene que ser excelente en todos los puntos de muestreo. Esto, en la playa de Poniente, no se está cumpliendo».

Dicho esto, añade que en Poniente «la calidad es buena, pero no excelente como nosotros exigimos. Por lo tanto, no puede tener bandera azul y quizás eso haya molestado a las personas que deciden si presentarse o no. Nosotros respetamos las decisiones porque, insisto, el programa es voluntario».

Por su parte, la responsable del área municipal de Playas del ayuntamiento de Benidorm añade que «desde el laboratorio municipal se realizan, quincenalmente en invierno y semanalmente en verano, analíticas en todas las playas y calas que certifican la calidad del agua, la arena o los lavapies».

Calidad «suficientemente acreditada y supervisada»

En ese mismo sentido, recuerda que «las playas de Benidorm, además, tienen servicio durante los 365 días del año, no como en otras que pueden estar más centradas en la temporada estival. Por eso, entendemos que, aunque hayamos potado por no participar este año en el programa de Bandera Azul, la calidad de las playas de Benidorm está suficientemente acreditada y supervisada».

Y respecto a esa analítica adversa detectada en Poniente, Gómez subraya que «no era del año pasado, sino del anterior, pero se tenía en cuenta a la hora de otorgar la Bandera Azul de 2022. Nosotros hicimos unas alegaciones porque las analíticas que tenía el laboratorio municipal no concordaban con las de bandera azul y en ningún momento se comunica o certifica que la calidad del agua sea mala, sino todo lo contrario y se dice que es óptima».

Por ello, en su opinión, «no se trata de corregir o no, sino de que son muchos parámetros y, entre otros, el ya comentado de las obras y Benidorm ha sido responsable y exigente en ese sentido».

También se le ha preguntado al máximo responsable del programa de Bandera Azul si la renuncia de Benidorm puede suponer un golpe para la imagen de la propia iniciativa y José Palacios se ha mostrado categórico en su negativa. «Ni mucho menos», afirma. «No es la primera vez que sucede, sí en Benidorm; pero ha habido municipios muy relevantes tanto a nivel turístico como de imagen pública, que decidieron no presentarse y no pasó nada».

«No vamos a rebajar nuestra imagen»

En ese mismo sentido, el presidente de Adeac recuerda que «la bandera azul sigue funcionando perfectamente. Llevamos 37 años de manera ininterrumpida y España es líder mundial. Porque no se presente Benidorm, este programa no va a sufrir ninguna merma». Y avisa: «no vamos a rebajar nuestra imagen ni mucho menos».

Una opinión que, desde el lado de Benidorm, se comparte. Mónica Gómez afirma que tampoco la ausencia de banderas azules en sus arenales supondrá una merma para la imagen de la ciudad como destino. La edil de Playas asegura que «entendemos que no nos va a afectar porque desde hace más de una década las playas de Levante, Mal Pas y Poniente cuentan con distintas certificaciones muy exigentes, con parámetros y requisitos muy elevados como son la Q de Calidad, la ISO 13009, la ISO 9001, la ISO 14000, el distintivo Sictec o la S se Sostenibilidad que hace sólo unas semanas el alcalde pudo recoger, de manos de la ministra, en Fitur».

José Palacios defiende que la bandera azul es, más allá de una enseña que pueda ondear o no en las playas de medio mundo, un sello de calidad para los bañistas que en ellas veranean. Por ello, subraya que «nuestra asociación se llama Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor y nuestra faceta es, sobre todo, educativa. Por ello, preferimos dar una imagen de calidad y un refuerzo positivo que algo negativo».

Por ese motivo, deja la puerta abierta a que Benidorm regrese en el futuro al redil de la bandera azul. «Nosotros estamos siempre abiertos a que Benidorm vuelva a pedir las banderas azules».

El regreso en 2024 se estudiará llegado el momento

Para ello, eso sí, la ciudad deberá jugar con las mismas reglas que todo el mundo ya que «nosotros, insisto, vamos a respetar la decisión y no nos vamos a molestar por ella; pero queremos dejar claro que nuestros criterios son consensuados internacionalmente y que en España todos los municipios los cumplen. No podemos consentir que un municipio, por muy relevante que sea, no cumpla un criterio. Esto es así de sencillo. No hay vuelta de hoja».

Con todo ello sobre la mesa, la gran pregunta, evidentemente, es si, una vez finalizadas las obras, ya para 2024, Benidorm volverá a presentar la candidatura de sus tres playas a la bandera azul. Mónica Gómez no ha querido confirmar que así vaya a suceder, aunque deja la puerta abierta a ello y avanza que «como todos los años, cuando llega el momento de solicitar cada certificación, se plantea, se estudia y se analiza la situación y se centran los esfuerzos en las certificaciones que consideramos que todos los años cumplimos y se valorará y estudiará y se tomará la decisión oportuna en cada momento».

La Comunitat Valenciana, «una auténtica maravilla»

La baja de Benidorm no significa, en cualquier caso, que los arenales de la provincia de Alicante y de la Comunitat Valenciana sean un referente mundial en el ámbito de la calidad. José Palacios considera que «es una auténtica maravilla. La Comunitat Valenciana ha sido, de manera ininterrumpida, la comunidad con más banderas azules de toda España».

Noticia Relacionada

De hecho, el presidente de Adeac ha adelantado que «dentro de poco [el 24 de mayo] vamos a celebrar en Cullera un acto muy relevante porque sólo hay ocho municipios que, desde que empezó hace 37 años el programa de Bandera Azul, han mantenido siempre la bandera. Eso es algo muy difícil y siete de ellos son de la Comunitat Valenciana: cuatro de Alicante y tres de Valencia. Eso es algo que debe de satisfacer a los valencianos y vamos a trabajar para que siga siendo así. La inmensa mayoría de los municipios lo tienen claro y apuestan por la Bandera Azul y creo que hacen bien porque damos una imagen de calidad al mundo».

Y todo ello, sin olvidar que en octubre de 2024 l'Alfàs del Pi será la sede del Congreso Internacional de Bandera Azul, un cónclave en el que se reunirán representantes de todos los países en los que está implantado el programa de Adeac.

En ese sentido, Palacios celebra que «el municipio de l'Alfàs del Pi se ha volcado y ya estamos preparando ese congreso. Hemos conformado un comité organizador y estamos empezando a pensar en las ponencias que en 2024 se van a presentar allí. Para mí, es un auténtico placer ver que hay gente que confía y se vuelva con la bandera azul».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios