Borrar
Ángel Picón en su puesto de la feria de Navidad de Alicante. Miriam Gil Albert
Ángel Picón, feriante de toda la vida y escritor

Toda una vida en la feria

Ángel Picón encarna a la cuarta generación de feriantes de su familia, una vida seminómada que ha plasmado en su segunda novela, 'Lo que mi abuelo me contó'

Martes, 10 de enero 2023, 07:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La feria es una algarabía continua, música incesante en los altavoces que se mezcla con los reclamos de las rifas, los juegos de habilidad y los sonidos de las atracciones. Un ambiente lleno de luces y colores particulares y que para los alicantinos está inevitablemente unido a los recuerdos navideños infantiles.

En medio de esta amalgama de sonidos Ángel Picón está como en casa. De hecho lleva siendo su hogar desde hace más de 50 años. Y es que este madrileño afincado en Alicante prácticamente nació en una feria. Su padre fue feriante, y su abuelo antes que él. No en vano fue su tatarabuelo el que inauguró la saga familiar vinculada a este oficio que les ha llevado a recorrer el país de fiesta en fiesta.

Tan es así que su primer recuerdo entre las atracciones se remonta a cuando, mientras jugaba en un montón de arena con el resto de niños de la feria, sufrió un accidente que acabó con un labio partido y una excursión a la Casa de Socorro en la que, según relata, «pasé mucho miedo».

El escritor con sus dos obras publicadas y la tercera, que vio la luz este enero.
El escritor con sus dos obras publicadas y la tercera, que vio la luz este enero. Miriam Gil Albert

Esta es la anécdota que da inicio a su segunda novela 'Lo que mi abuelo me contó'. Un relato ficcionado de su historia familiar en el que recoge desde el tiovivo tirado por caballos de su abuelo hasta su actual puesto, en el que hay que demostrar habilidad y puntería con los dardos, pinchando algunos globos de colores, para llevarse un premio.

Una obra que recoge dosis de la herencia familiar, pero también una historia ficcionada. «Mi parte es prácticamente todo ficción menos alguna anécdota», insiste Picón. En ella, refleja la historia de tres generaciones, pero también el relato de un país en los últimos 80 años.

«Cada uno de los tres personajes tienen intereses distintos», explica. «La intención del abuelo es mantener a su familia y se busca la vida para conseguirlo. El padre está más asentado y durante el franquismo se mete en política. Y el hijo es un adolescente que está saliendo a la vida», cuenta el autor.

Un relato en el que se ve cómo ha ido variando la feria a lo largo del tiempo, pero también la sociedad, los valores y la propia cultura española. «Ha cambiado todo bastante, en la generación de mi abuelo para trasladarse de una ciudad a otra iban en vagones de tren y ahora tenemos buenos camiones. Antes había carreteras en las que 300 kilómetros era un viaje eterno y ahora lo haces en 2 horas y media», explica Picón.

La familia Picón lleva cuatro generaciones trabajando en la feria.
La familia Picón lleva cuatro generaciones trabajando en la feria. Miriam gil albert

En la novela se ve claramente este cambio, «lo que era la feria antiguamente y lo que es ahora, cómo eran los traslados, los viajes, las subastas, los repartos o la relación con los compañeros», insiste.

También ha cambiado la manera de vivir de quienes recorren con sus atracciones todo el territorio. «Ahora somos nómadas a medias, yo empiezo la temporada en la feria de Sevilla, en abril, y acabo en el Pilar de Zaragoza, en octubre. Después me vuelvo a Alicante y tengo mi piso, estamos entre dos mundos», resalta este feriante.

Un modo de vida muy diferente al de la mayoría de la población que vive prácticamente toda su vida en una casa fija. «Cuando llego a una feria, tengo que poner la ciudad, tengo que poner la casa, poner la luz... Cuando estoy en Alicante cierro y me voy a mi casa, abro la puerta y está todo montado, no tengo que hacer nada».

Y es que Picón considera que el trabajo de feriante es muy absorbente, algo que hizo que hasta el confinamiento no pudiera desarrollar su afición a la escritura. «Con la pandemia nos prohibieron hacer ferias y de repente tenía mucho tiempo libre, me puse a escribir y en 50 días acabé la primera novela».

'¿Dónde está mi mente?' vio la luz en septiembre de 2020. Menos de un año después, en febrero de 2021, este escritor acabaría 'Lo que mi abuelo me contó', aunque no se publicó hasta noviembre de ese año. Su tercer libro, 'Relatos Indolentes', salió a la venta el pasado 6 de enero.

Si nada cambia, Ángel será el último de los Picón en continuar el oficio familiar. Sus hijos han podido estudiar, ingeniería en Telecomunicaciones uno y Trabajo Social la otra, y no continuarán en la feria. Con él se pondrá punto final al legado de aquel tatarabuelo que decidió recorrer tierras con la feria para sacar adelante a su familia.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios