Borrar
Antes y después de la calle Virgen del Socorro del Raval Roig. ayuntamiento de alicante
Obras en Alicante | El nuevo Raval Roig de Alicante, de infierno a purgatorio tras finalizar las obras de ampliación de aceras

El nuevo Raval Roig de Alicante, de infierno a purgatorio

Las obras de mejora de accesibilidad en el barrio concluyen con la ampliación de un tramo de la acera de la calle Virgen del Socorro

Adrián Mazón

Alicante

Martes, 31 de enero 2023, 19:53

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La ampliación de las aceras de la calle Virgen del Socorro de Alicante «es un buen primer paso para favorecer la movilidad peatonal dentro del barrio». Así de «positiva» se muestra la presidenta de la asociación vecinal del Raval Roig, Conchi Galea, al ver concluido este tramo de la vía principal del distrito.

Fueron muchas las peticiones de vecinos y comerciantes que alegaban al Ayuntamiento de Alicante «adecuar las aceras a los mínimos de accesibilidad legales». Hasta hace unas semanas, circular por este barrio era un infierno para muchos de los viandantes, sobre todo, personas con movilidad reducida o vecinos con bebés. Las aceras no estaban preparadas para albergar este tipo de «vehículos», los cuales sufrían dificultades para acceder a ellas en los cruces o para, tan solo, circular en un pavimento estrecho.

Ha sido en la mañana de este martes cuando la Concejalía de Urbanismo del consistorio alicantino ha anunciado la finalización de las obras de ampliación de un tramo en la acera -entre los números 49 y 59- para adaptarlo a la normativa en el ámbito urbano. Una actuación que supone un pequeño avance en un barrio que «necesita con urgencia medidas que mejoren la calidad de vida de los vecinos y vecinas», manifiesta también Galea.

Los vecinos reclaman más actuaciones

Con esta primera adecuación, como si de los círculos de la 'Divina Comedia' de Dante se tratara, los vecinos pasan del infierno al purgatorio, porque para llegar al paraíso todavía queda bastante. Así lo denuncian los vecinos, quienes piden «actuaciones de mantenimiento y un proyecto urbano con zonas verdes que hagan más agradables sus calles», así como «un centro comunitario o actuaciones en la ladera del castillo».

Entre otras cuestiones, los residentes han planteado la pacificación del tráfico del barrio, algo que todavía no verán. Sin embargo, esta primera obra de mejora de la accesibilidad ya ha eliminado una parte de la banda de aparcamiento de la calle Virgen del Socorro, potenciando así una vía destinada a los peatones.

Desde Urbanismo explican que el plan integral del barrio del Raval Roig para la reurbanización de calles y plazas de la zona está en fase de redacción. Por el momento, el avance de las obras en este tramo «solicitadas por los vecinos» permite que «la gente no tenga que bajarse a la calzada» debido a «los muchos problemas de accesibilidad en este punto», explica el edil responsable, Adrián Santos Pérez.

El comercio local está contento, pero pide árboles

Esta mejora de la accesibilidad en el Raval Roig ha sentado bien en el seno de los comercios tradicionales que todavía perduran en sus inmediaciones. Es el caso de Vicente Giner con su carnicería centenaria. «Tengo más visibilidad ahora, es curioso porque hay gente que pasa y se queda mirando» el escaparate del establecimiento. Además, como vecino del distrito, se alegra del cambio porque el paso de los peatones «era muy peligroso».

Según cuenta, cuando sus hijos eran pequeños tenía que circular por la calzada porque no el carrito no cabía en la acera. También incide en los numerosos «casi atropellos de los que he sido testigo» que «podrían haber ocurrido en ese trozo de la calle», el cual tampoco contemplaba el paso de personas con movilidad reducida. Estas personas «querían acceder a mi establecimiento, pero no podían» debido a la estrechez de la vía peatonal. «Tenían que aprovechar si había hueco entre coche y coche, gritarme y atender desde la calle al cliente».

Son ahora muchas las personas que entran en su carnicería y se preguntan «¿por qué han continuado (las obras) hacia arriba?», hasta los números altos de la calle Virgen del Socorro. No obstante, también hay otras opiniones y preocupaciones de vecinos y clientes acerca de los sitios de aparcamiento que se han eliminado para ampliar la acera. Eso sí, otra de las cosas que a este vecino le gustaría presenciar en su tramo de calle es la presencia de arbolado porque «es más bonito y refrescan más la calle en verano».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios