Borrar
Parte de la muralla llena de pintadas en el paseíto Ramiro T.compañy Martínez
Alicante suciedad | Una muralla abandona y llena de pintadas
Casco Antiguo

Una muralla de Alicante, abandonada y llena de pintadas

El trozo del muro que rodeaba la ciudad en el siglo XVI visible en el paseíto Ramiro ofrece un aspecto sucio y descuidado

Martes, 6 de diciembre 2022, 17:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Marcado como uno de los hitos a visitar en los mapas turísticos de la ciudad, y sin embargo, sucia y llena de pintadas, así se encuentra el tramo de muralla a la vista del paseíto Ramiro.

Este vestigio es uno de los pocos restos que quedan del muro que durante el siglo XVI rodeaba la ciudad para protegerla de ataques desde la costa. Aunque hoy en día presenta en uno de sus lados firmas y pintadas que le dan un aspecto de dejadez y abandono.

Los vecinos de la zona denuncian que no es el único sitio que padece esta plaga de «rallajos», que el Casco Antiguo adolece de una falta de mantenimiento continúa que perjudica a esta zona tan emblemática.

Según explican desde la Asociación de Vecinos Laderas del Benacantil, la última actuación de profundidad para la limpieza de pintadas y firmas en las fachadas se llevó a cabo con el plan Racha, cuando el Patronato de la Vivienda organizó durante varios meses batidas de limpieza por todo el Casco Viejo.

«La clave es limpiar cuanto antes, las firmas son para exhibirse, si se borran enseguida el que lo hace acaba perdiendo el interés»

José Antonio Baeza.

Asociación de Vecinos Ladera del Benacantil

«La clave es limpiar cuanto antes, las firmas son para exhibirse, si se borran enseguida el que lo hace acaba perdiendo el interés», insiste desde la asociación de vecinos José Antonio Baeza.

Un problema que se suma a otros en la zona, como son la suciedad generalizada, los problemas con el ruido y de insalubridad.

«El Casco Antiguo está fatal, si das un paseo lo ves. Nosotros siempre insistimos en que las firmas y las obscenidades crea una sensación de abandono y dejadez que es acumulativa, cuando algo esta poco limpio da más sensación de suciedad y los ciudadanos llevan menos cuidado», explica Baeza.

Una casa de la calle Toledo con una fachada que promociona la poesía. Todo Alicante

Los graffitis del Casco Antiguo

Desde la Asociación de Vecinos Laderas del Benacantil marcan mucho la diferencia entre los grafitis y las pintadas.

En este barrio tradicional muchas fachadas cuentan con obras de arte callejero que aportan contraste y una visión artística a algunos muros de las casas.

«Hay graffiteros a mucha honra que han hecho obras en las fachadas públicas y privadas con la intención de embellecerlas y te pueden gustar o no pero es arte», insiste José Baeza, de esta entidad.

Es el caso de la calle Toledo, donde la fachada de una casa tapiada se utilizó como lienzo en blanco de poesía y pintura recogiendo poemas y dibujos con una visión de embellecerla. Sin embargo, a día de hoy estas fachadas necesitan mantenimiento y también han sido vandalizadas con firmas.

El problema son las obscenidades y firmas que pueblan fachadas y muros por todo el Barrio, «rallajos» que profundizan en la sensación de dejadez y suciedad que da una de las zonas más emblemáticas de Alicante.

Desde esta entidad critican la falta de voluntad en poner soluciones, ya que «las normativas existen, pero no se aplican», y además «se pasan la pelota los unos a los otros, Urbanismo a la Policía, la Policía a la ciudadanía, y así unos por otros la casa sin barrer», denuncia Baeza.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios