Borrar
Pedro Espadero con su taza y revista de TodoAlicante bajo la hoguera oficial. AM

Pedro Espadero se despide de la hoguera oficial de Alicante antes de la cremà: «Hablo con ella todos los días»

El artista reconoce que 'Leyendas alicantinas' es un antes y un después en su vida, tanto profesional como personal: «Ha significado el punto más alto de mi carrera, por lo menos, en la plaza del Ayuntamiento»

Adrián Mazón

Alicante

Lunes, 24 de junio 2024, 00:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Quedan apenas unas horas para que la hoguera oficial de Alicante se convierta en leyenda. Si ya de por sí lo es, al contar con un espectacular remate y estar rodeada por historietas de toda la provincia, se corroborará cuando durante la noche de este 24 de junio quede reducida a cenizas en su cremà.

Su artista, Pedro Espadero, asegura que el envoltorio de llamas que consumirá su cuerpo central y remate será «un espectáculo», aunque todavía no es consciente de ello. Y es que 'Leyendas alicantinas', plantada en la plaza del Ayuntamiento desde el pasado 18 de junio -con sus piezas ya acopiadas desde la madrugada del día 15- es su mejor foguera.

«Ha significado el punto más alto de mi carrera, por lo menos, en la plaza del Ayuntamiento». Es difícil, pues lleva 17 años -no consecutivos- plantando frente a la casa consistorial. Tras todos los bocetos y maquetas que ha presentado y, sobre todo, plantado; Espadero reconoce que sí, que 'Leyendas alicantinas' es un antes y un después en su vida, tanto profesional como personal.

Durante sus últimas horas de existencia, antes de ser devorada por el fuego purificador de Sant Joan -ese que vendrá a través de las tracas de Pedro Luis Sirvent-, Pedro Espadero acude a la plaza del Ayuntamiento para grabar en su retina y contemplar cada remate de su última hoguera. Y es que su implicación para con ella le hizo no coger otros trabajos.

Antes de la noche, el maestro alicantino se despide de 'Leyendas alicantinas'. Lo hace hablando con la foguera, literalmente. «Son cosas nuestras, el punto de locura que tiene uno», bromea mientras admira cada ninot y detalle que ocupa la plaza del Ayuntamiento de Alicante.

«Hablo con ella, lo hacía dentro del taller y lo hago aquí», confiesa. Eso sí, a solas. Espadero se coloca, como un transeúnte más, tras la valle y le dice eso de «mira que tienes gente aquí mirándote». Este es su mayor orgullo, plantar una hoguera de categoría y que haya dado que hablar. Y muy bien: «Me ha sorprendido a mí mismo».

«Creo que es una hoguera que ha gustado mucho», reconoce. El artista la tenía preparada «para que gustara» y no se esperaba que tanto. «La hoguera estaba estudiada y muy trabajada, pero hasta que no la montas no sabes cómo va a quedar porque no se ha podido probar, lógicamente, dentro de un taller». Y es que sus dimensiones son también de leyenda con un remate que reluce a 20 metros de altura.

Fue durante sus meses de construcción cuando encajó cada una de sus piezas con el fin de probarlas y continuar con el trabajo artesano. Aún así no se pudo hacer idea ninguna hasta que no la plantó. «El resultado final no lo ves hasta que no está en la plaza». Y, tras contemplarlo, Pedro Espadero está muy satisfecho. Eso sí, es ahora cuando le dice eso de «qué poco nos queda».

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios