Borrar
María Victoria bajando por la barra del parque de bomberos. Miriam Gil Albert
«Las mujeres nos sentimos más capaces de hacer cualquier cosa»
TodoXAlicante

«Las mujeres nos sentimos más capaces de hacer cualquier cosa»

María Victoria Gomis consiguió su sueño en 2023: ser bombera de Alicante, una de las únicas tres mujeres en una plantilla que supera las 180 personas

Domingo, 3 de marzo 2024, 07:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«No hay muchas niñas que se planteen ser bomberas», explica María Victoria Gomis Sanz. Ella es una de las últimas mujeres que han entrado en el cuerpo de bomberos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento. Una de las únicas tres entre los más de 180 efectivos que componen los Bomberos de Alicante.

«Es, sin lugar a dudas, el mejor trabajo del mundo», afirma con contundencia. Y es que para Mavi -así la conoce todo el mundo-, ser bombera es algo que cayó por su propio peso. Tras estudiar Periodismo, un máster en marketing digital, vivir en países como Noruega, Dinamarca o Londres fue en las prácticas de comunicación en el Ayuntamiento de Alicante cuando el Servicio de Prevención Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) se cruzó en su camino y la bombilla se encendió. Descubrió que podía y quería formar parte de ese mundo.

«Me vi capacitada, motivada y mentalmente dispuesta a seguir estudiando». Porque esta mujer reconoce que si bien las pruebas físicas para acceder a la profesión son duras, lo es todavía más la parte teórica en la que los candidatos no solo tienen que disponer de permisos de conducción de camión sino también saber sobre electricidad, mecánica y legislación.

1. Mavi en un camión con el traje de bomberos en actuaciones de incendios. 2. La bombera en el parque con el equipo que utilizan en el día a día. 3. Esta mujer se coloca en apenas un minuto el uniforme para rescates y actuaciones sin fuego.
Imagen principal - 1. Mavi en un camión con el traje de bomberos en actuaciones de incendios. 2. La bombera en el parque con el equipo que utilizan en el día a día. 3. Esta mujer se coloca en apenas un minuto el uniforme para rescates y actuaciones sin fuego.
Imagen secundaria 1 - 1. Mavi en un camión con el traje de bomberos en actuaciones de incendios. 2. La bombera en el parque con el equipo que utilizan en el día a día. 3. Esta mujer se coloca en apenas un minuto el uniforme para rescates y actuaciones sin fuego.
Imagen secundaria 2 - 1. Mavi en un camión con el traje de bomberos en actuaciones de incendios. 2. La bombera en el parque con el equipo que utilizan en el día a día. 3. Esta mujer se coloca en apenas un minuto el uniforme para rescates y actuaciones sin fuego.

Una tarea que a Mavi le ha llevado cuatro años preparar, desde que en 2018 tomara la decisión de dejarlo todo y centrarse en la oposición de bombera al cien por cien. Algo que reconoce que no podría haber hecho sin su familia más cercana. «Fuimos a hablar con un amigo bombero y de allí salió el 'tú vales para esto'», explica.

Desde ese momento, y con la experiencia previa de haber realizado deportes como crossfit y ganado incluso alguna carrera, se dedicó en cuerpo y alma a preparar las pruebas. Aunque su objetivo era la bolsa del Ayuntamiento de Alicante se presentó en otros municipios como Zaragoza y Teruel, para ir conociendo los exámenes y llegar con más seguridad. «He aprendido millones de cosas nuevas desde cero, superútiles en tu vida cotidiana pero que además salvan vidas, ¿qué hay más importante que lo que estudias sirva realmente para algo tan importante?», reconoce. Finalmente, en el verano de 2023 logró ingresar en el cuerpo como interina. Ese mismo año formó parte del dispositivo de la cremà, ayudando en la banyà de su propia comisión, Hernan Cortés.

Y es que, es justamente en la parte teórica en la que Mavi pone el foco: «Las pruebas físicas son importantes pero la parte teórica tiene más peso, que no se confunda. La fuerza para esta profesión es importante pero el conocimiento más». Y es que es una pregunta habitual sobre las bomberas ¿por qué hay tan pocas?, ¿no superan las pruebas físicas? En este sentido, esta mujer es clara: «Pienso que cualquier persona que se lo plantee y se lo proponga seriamente puede llegar a ser un buen bombero o bombera. Sólo es cuestión de currárselo día a día».

Mavi insiste en que las pruebas son asequibles para los dos géneros. «Los diez cuesta ganarlos, como en todas partes, pero no son imposibles», expone. En ese sentido reconoce que se habla mucho de la capacidad física y la diferencia entre hombres y mujeres pero ella considera que «hay mujeres más fuertes que algunos hombres» y que de igual modo no todos los hombres valen para ser bomberos. «La parte teórica prima más, y ahí no hay diferencias, es cuestión de codos», insiste.

Pero recalca que en su profesión no todo es fuerza, de hecho en los meses que lleva en el cuerpo desde que entrara como interina en el verano de 2023 ha participado en muchos rescates. «Hay intervenciones en las que hay que meterse en un coche deformado y es mejor ser más menudito, y otras que hay que manejar una instalación pesada. Por norma, los bomberos trabajamos en binomios -parejas-», explica.

«Al final todos los rescates me caen a mí», bromea. Es justo en ese tipo de tareas en el que esta mujer se siente orgullosa de su actuación. «Cuando alguien se ha caído o está atrapado tienes que hacer una actuación rápida para apoyarles y ayudarles. Cuando una víctima te da las gracias eso es lo que te llevas».

«Hay intervenciones en las que hay que meterse en un coche deformado y es mejor ser más menudito, y otras que hay que manejar una instalación pesada. Por norma, los bomberos trabajamos en binomios -parejas-»

«Las actuaciones a las que nos enfrentamos cada día son tan diversas que cada uno tiene una especialización, pero todos sabemos un poco de todo. Hay que ser fuerte, pero también ágil, despierto y tener intuición. Además de conocimientos sanitarios, de trabajos en altura, de conducción, de hidráulica, electricidad, etc. Todo suma», explica. Al mismo tiempo, hace hincapié en la importancia del trabajo en equipo: «Los bomberos nunca van solos, somos un equipo y se trabaja como tal. La coordinación y la comunicación son pilares fundamentales para una buena intervención», explica.

Para María Victoria los bomberos se han convertido también en una familia: «En cada momento aprendo algo y tengo un gran equipo de trabajo del que me siento afortunada de formar parte de la buena acogida que he recibido y de poder ser uno más». «Soy una persona curiosa que pregunta con interés y cuando encuentras a gente que te ayuda en este camino disfrutas con todo lo que haces», argumenta.

Mavi y su compañero Pedro Aliaga en la centralita donde se reciben las llamadas. Miriam Gil Albert
La bombera posa frente a un camión. Miriam Gil Albert
Mavi se coloca la chaqueta de actuación en incendios con la incripción Bomberos Alicante. Miriam Gil Albert
Esta bombera frente a un camión del SPEIS Miriam Gil Albert
El equipo de altura de los pantalones de las actuaciones en incendios. Miriam Gil Albert

1 /

Y es que Mavi insiste en que su profesión «es un trabajo supergratificante que me ha hecho sentirme realizada como persona. Es difícil llegar, sí, pero todo esfuerzo merece la pena, mil veces». Esta bombera reconoce que cada vez se presentan más mujeres a las pruebas por lo que es cuestión de tiempo que se logre la igualdad. «Las mujeres nos sentimos más capaces de hacer cualquier cosa, sin plantearnos si esto es o dejar de ser una profesión masculina o femenina», remarca.

Un cambio social y de mentalidad que considera que ya se está dando. De hecho, insiste en que ella no cree en los cupos que se realizan en algunas oposiciones y considera que lo ideal es igualar el nivel «equiparando las pruebas físicas al desarrollo profesional y realizando ejercicios adecuados y que representen la actividad real de nuestro trabajo».

«Ya no es raro que una niña diga 'yo quiero ser bombera'. En eso es en lo que hay que trabajar, en cambiar la imagen. En hacerlo más accesible, normalizarlo y que vean que es posible, que no hay nada raro en ello y que somos todos iguales, cada uno con nuestras fortalezas y debilidades, formando un equipo completo y compacto», explica esta mujer que ha roto todos y cada uno de los techos de cristal que se le han puesto delante, sea para demostrar que se puede o para rescatar a alguien atrapado.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios