Borrar
El viaje en tren en menos de 1 minuto. SHOOTORI

Las tripas del cercanías Alicante-Murcia, la línea más criticada por los usuarios

El viaje en esta infraestructura es una aventura por los habituales retrasos, los trenes antiguos y los pasajeros de pie por la falta de asientos

Domingo, 28 de enero 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Amanece sobre la ciudad con un cielo anaranjado en el despuntar el día, pero en la estación de Adif la actividad ya es frenética. Son las 7.20 horas, el cercanías que une Alicante con Murcia - y por el camino ambas capitales con Elche, Orihuela, Callosa o Crevillent- parte en 10 minutos y los andenes y la salas de espera exhiben un continuo pasar de gente que fluye hacia el control, como ríos de hormigas hacia una molla de pan.

En la venta de billetes una treintena de personas se agolpan. Los trabajadores van rápido, pero el tiempo apremia y nadie quiere perder el tren que les lleve a su lugar de trabajo o estudios. El nerviosismo se nota en el ambiente. De las cuatro máquinas de venta de billetes de cercanías ninguna aceptaba tarjetas y solo permitían el pago en efectivo por lo que hay que acudir a taquilla.

Alguno todavía llega corriendo antes de que el pitido intermitente anuncie el inminente cierre de puertas. Otros apuran una última calada de cigarrillo en la estación antes de subir al tren. Una vez dentro lo difícil es encontrar asiento. En la primera parada hay para todos, en la segunda - San Gabriel- algunos pasajeros se quedarán de pie.

Noticia relacionada

La escena es habitual. Algunos jóvenes se quedan sin butaca y harán el viaje en el pasillo que une los dos compartimentos del vagón. Concha Ruiz, Sandra Gracés y Mari Carmen Llopis comentan entre ellas lo habitual que es que el tren vaya lleno a primera hora, «pero esto no es nada, a las 15.30 es mucho peor», afirma una de estas mujeres que cada día se desplaza desde Alicante a Elche para trabajar. Es justamente esa hora la más problemática. El tren anterior sale a las 13.30, por lo que es un mismo trayecto el que suele transportar a todos aquellos que salen de trabajar a mediodía y vuelven a casa.

Cuando el tren empieza a arrancar con las primeras luces del alba las vistas no pueden ser más espléndidas: un cielo anaranjado viste la ciudad en las primeras horas del día. Incluso al llegar al apeadero de San Gabriel un mar inundado por los primeros rayos del sol da la bienvenida a los viajeros del tren que vivirán el amanecer de un nuevo día por las ventanas del ferrocarril. Durante este trayecto, la luz convierte a las figuras en meras sombras, desdibuja los detalles y resalta los contornos de un pequeño grupo de pescadores y de algunos osados bañistas de primera hora.

No son los únicos paisajes que verá el viajero del Alicante-Murcia. Este tren vertebra la provincia de centro a sur y representa el principal medio de comunicación con la capital y con Elche de pueblos como Orihuela, Albatera o Callosa. Viajar es como hacer una visita rápida por el sur de la provincia y descubrir desde la ventana la riqueza natural de Alicante.

Aunque algunos pasajeros miran por la ventana, la mayoría usan el móvil para pasar el rato. Tienen por delante 45 minutos hasta que este tren enlace Alicante con Elche. Este trayecto es de los más utilizados. La Universidad Miguel Hernández lleva a miles de estudiantes a desplazarse a esta ciudad cada día para acudir a sus clases y a gran cantidad de trabajadores a hacer lo mismo para su lugar de ocupación. Eso mismo cuentan un grupo de alumnos de la Universidad que cuando el tren se retrasa o no llega. El siguiente acaba con personas sentadas en los pasillos, sobre todo en los horarios con menos frecuencias y en las horas puntas.

Varias instantáneas del trayecto. Shootori
Imagen principal - Varias instantáneas del trayecto.
Imagen secundaria 1 - Varias instantáneas del trayecto.
Imagen secundaria 2 - Varias instantáneas del trayecto.

Algunos viajeros aprovechan el trayecto para estudiar. El repaso de última hora del examen u ojear el móvil. Otros que viajan en grupo charlan animadamente sobre actualidad, los planes del fin de semana o incluso comentan los retrasos del tren o lo viejos que están los vagones. Otros aprovechan el trayecto hasta Elche para dormir en los asientos, arropados por el incesante ruido del motor de este tren - uno de los únicos en España que continúan funcionando a gasoil en vías sin electrificar-.

El tiempo en la línea de Cercanías Alicante-Murcia es un viaje geográfico, pero también histórico y cultural. Este trayecto transita por algunas de las grandes deudas pendientes de la provincia. Las preciosas vistas de la bahía de Alicante desde San Gabriel también nos hablan de una reivindicación histórica de la ciudad, como es la retirada del trazado ferroviario de la costa. Poco después se alcanza Torrellano. El Aeropuerto Alicante-Elche Miguel Hernández se ve tan cerca que casi parece que se pueda tocar con las manos, pero al mismo tiempo tan lejos como lo están los despachos de Madrid en los que se debate sobre el mejor trazado para la conexión ferroviaria del cuarto mayor aeropuerto de la España peninsular.

La línea Alicante-Murcia cose la Vega Baja a la capital alicantina, une una comarca, la más sureña y más lejana, a la capital y se convierte en el lugar de intercambio de los que cada día se desplazan a trabajar al, o desde, el sur. Lástima que, según reclaman los viajeros, lo haga con trenes antiguos, frecuencias insuficientes, en vagones atestados y con retrasos y averías más que habituales.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios