https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/pantallas-desktop.png

Así se habla en Contubernio 49

Las frases hechas que pueblan 'La que se avecina' se replican en las redes sociales pero también se estudian en la universidad

ANDREA MORÁN

'Aparcao', 'mandanga'. Son guiños que en el canal de Youtube de Adrián Senra todo el mundo comprende: “Claro, estas expresiones ya se han colado en nuestro día a día”. Desde PlayAgain, donde tiene 60.900 suscriptores, está publicando varios vídeos sobre el regreso de 'La que se avecina', que acaba de arrancar su temporada número trece en Amazon Prime. El día del estreno, a las 9 de la mañana, Adrián ya se había visto los tres episodios disponibles. “Me han gustado todos los cambios”, dice. “Es como cuando Telecinco cogió a los vecinos de ‘Aquí no hay quien viva’ y se los llevó a otro edificio. Pues lo han vuelto a hacer”.

De todo esto -de la mudanza de Montepinar a Contubernio y de los nuevos personajes- hablará en su canal. Entre su público hay muchos seguidores de 18 y 20 años que disfrutan al repasar las tramas o debatir en los directos las últimas novedades. ¿La razón de ese éxito juvenil? «Son personas que han crecido con la serie, es su gran referente, pero también se están acercando a ficciones de antes», y menciona ejemplos como el de 'El Internado' (2007-2010) y 'Los Serrano' (2003-2008), de la que tanto se rumoreó un posible reencuentro. «Las plataformas les están dando una segunda vida y la nostalgia ahora mismo tiene mucho tirón».

En el caso de 'La que se avecina', sus 12 temporadas anteriores se pueden ver en streaming y también en FDF, que emite hasta 8 reposiciones diarias. Es lo que desde Mediaset bautizaron como el 'efecto karaoke', la oportunidad de ver la serie sabiendo lo que va a ocurrir, diciéndole al espectador dónde debe mirar. Eso en la televisión tradicional, pero en las redes la sitcom triunfa como puro contenido, uno que se puede fragmentar e imitar.

Su popularidad es perfecta para memes y vídeos de TikTok que le ponen coreografía al 'Mandanga Style' y aprovechan las mejores frases del vecindario. Adrián se aventura: «Diría que hay muchas expresiones míticas de la serie que han calado en nuestra sociedad». Lo que para él es una intuición para María Victoria Galloso y Elena Martín, investigadoras de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Huelva, es una certeza. Han estudiado la fraseología y el discurso oral de la serie y sus personajes, desde el «¡Merengue, merengue!» de Amador Rivas hasta el «Estás muy negativo... Me minas la moral» de Antonio Recio.

@marinaprattt NUEVO TREND❗️❗️❗️ @colell_03 ♬ Mandanga Style - Amador Rivas

La mayoría de sus encuestados reconocían esas frases hechas y sabían a qué personajes pertenecían. En la muestra predominan los jóvenes de 21 a 29 años. «Bien sea jugando con el lenguaje o llevando estos pragmatemas de la calle a la serie, los dialoguistas han conseguido viralizarlos, los han socializado», explica Galloso, que cree importante que desde la academia se preste atención a este tipo de ficciones, «series que pueden estar mal consideradas por parte de la sociedad pero que no son banales ni fáciles».

Dialogar ficción como se habla en la calle

A través de estereotipos, 'La que se avecina' comenta de forma irónica cuestiones de género, situaciones de pobreza, discriminación o problemáticas sociales. «Por eso para comprenderla hay que tener una inteligencia lingüística, es como entender un chiste. No todo el mundo tiene esa capacidad de deducción», afirma Galloso. Hay líneas de diálogo que se apoyan en el cliché o que aprovechan el equívoco («No vendas la miel del oso antes de cazarlo»), réplicas que condensan todo un sistema («No pienses, que es una trampa. Te dan vacaciones para pensar y te hacen polvo»), y frases hirientes que tiran de ingenio: «En el sótano de tu fracaso, siempre hay una planta más».

«Cuando decimos que 'La que se avecina' tiene un estilo vulgar nos referimos a que es el utilizado en la calle», explica la investigadora. «La forma de construir los diálogos imitando el discurso oral es fundamental para interesar al espectador». En su opinión, más allá del trabajo promocional de la cadena, el guion tiene mucho que ver con la popularidad de la serie. «Además de al reparto, habría que reconocer particularmente la labor de los dialoguistas», añade, refiriéndose al equipo liderado por Alberto Caballero, creador de la serie.

@salcedoleyry Aguanta cariño aguanta @ELCHAMAKITOSINEDAD🤍 @Caiz Bebé 💘 @maarcoss.17 @daavid22_ @nnavvxx #fyp#parati#viral#foryou#lqsa♬ sonido original - 🐸🐸

Las investigadoras, que ya habían trabajado la fraseología de películas y sagas como ‘La guerra de las galaxias’ y ‘Harry Potter’, destacan la importancia de los diálogos en la comedia de situación, un género especialmente hábil para poner en juego una oralidad prefabricada que todos podamos reconocer. Son historias en las que los escenarios y los personajes se repiten capítulo tras capítulo y también sus parlamentos. El placer viene de avanzar la réplica y reconocerla. Pocos serán ajenos a «Un poquito de por favor», de ‘Aquí no hay quien viva’, aquel trasnochado concepto de “la mirada sucia” que tanto aparecía en ‘Los Serrano’ o el icónico "¿Cómo va eso?" de Joey en ‘Friends’.

“La trascendencia de estas expresiones es tal que hay centenares de páginas en internet que se dedican a recopilarlas”, dice Galloso. Aunque algunas se pierden en el olvido cuando la serie deja de emitirse, otras aún siguen resonando, lo que demuestra la pervivencia del fenómeno y el empuje de las plataformas por mantenerlas con vida. Si alguien exclama «¡Pero no toques!», ¿qué diría a continuación?