Borrar
Marisol Sánchez, bellea de Polígono de San Blas, se coloca la mantilla.
Marisol Sánchez, bellea de Polígono de San Blas, se coloca la mantilla. Miriam Gil Albert

El secreto mejor guardado de las belleas: ponerse la mantilla

Marisol Sánchez, representante de Polígono de San Blas, se coloca ella misma esta pieza imprescindible de la indumentaria de las Hogueras de San Juan

Miércoles, 21 de junio 2023, 07:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las calles de Alicante se llenan de luz y color a su salida. Miles de tonos destacan en sus faldas, mientras el blanco deslumbra su belleza en las mantillas. Las belleas de las Hogueras de Alicante viven su año como un sueño hecho realidad.

Llueva, truene, haga viento o un calor sofocante propio del mes de junio, la ciudad se rinde a los pies de estas mujeres en cuyos ojos brilla el fuego y en sus corazones late la pasión y el fervor por sus distritos y comisiones.

Con abanico en mano, falda, corpiño y collar desde las ocho de la mañana; la mantilla y la flor del azahar visten sus cabellos, los cuales permacen inamovibles pese a desfilar, bailar y disfrutar todo el día.

Pero, ¿cuál es el secreto? ¿Cómo se coloca una mantilla para que quede perfecta? Y, sobre todo, ¿cuántos ganchos la mantienen sujeta al pelo de una bellea?

La representante adulta de la hoguera Polígono de San Blas, Marisol Sánchez, explica paso a paso cómo se coloca la mantilla a sí misma cada vez que se coloca el traje de novia alicantina.

  1. 1

    Mantilla, azahar y ganchos

Lo primero es dejar todos los utensilios y abalorios preparados. Eso sí, lo imprescindible sobre la mesa: colocar los ganchos a mano, tener un buen espejo para ver que la mantilla queda centrada y comprobar que no han quedado fuera ni la toca ni el azahar.

1. Mantilla, azahar y ganchos de esta bellea. 2. Marisol quita los cilindros de papel y las pinzas que los sujetan de la parte alta de esta prenda 3. La flor del azahar. Miriam Gil Albert
Imagen principal - 1. Mantilla, azahar y ganchos de esta bellea. 2. Marisol quita los cilindros de papel y las pinzas que los sujetan de la parte alta de esta prenda 3. La flor del azahar.
Imagen secundaria 1 - 1. Mantilla, azahar y ganchos de esta bellea. 2. Marisol quita los cilindros de papel y las pinzas que los sujetan de la parte alta de esta prenda 3. La flor del azahar.
Imagen secundaria 2 - 1. Mantilla, azahar y ganchos de esta bellea. 2. Marisol quita los cilindros de papel y las pinzas que los sujetan de la parte alta de esta prenda 3. La flor del azahar.

Aunque muchos no lo sepan, las características ondas de la mantilla, esas que rodean la cara de las belleas, se consiguen con un almidonado -'encañonado' en la jerga de todo buen foguerer-. Para ello, además, es necesario un buen cuidado y guardado para que se este elemento imprescindible de las belleas se mantenga intacto.

Todas estas mujeres, ensalzadas en sus distritos, guardan sus mantillas usando tubos de cartón, extraídos de los rollos de papel. Eso sí, se envuelven en pliegos de aluminio para evitar el roce. Así es como se mantienen las ondas cuando no esta prenda queda guardada y en resposo.

  1. 2

    El azahar

Es el primer paso de la colocación de la mantilla, «aunque algunas belleas se lo colocan al final, a mí me cuesta mucho más si hay que ir esquivando ganchos para colocarlo», explica Marisol Sánchez.

Dos horquillas

para colocar el azahar

La clave de su colocación es que de las cinco ramas que sobresalen sobre la cara, la más larga quede sobre la ceja de la bellea.

  1. 3

    En su sitio

Después tienen que colocarlo en el centro de la cabeza, a poco más de dos dedos de donde empieza el pelo. En ese momento empiezan a entrar en juego los ganchos. El primero es el que fija el cañón central al pelo y coloca la mantilla en su sitio.

Dos horquillas

para sujetar la mantilla en el centro

Cuatro horquillas

hasta el momento

  1. 4

    Comienza a colocarse los ganchos

Saberlos colocar es especialmente importante en zonas como por debajo de la sien, dónde hay menos pelo y la mantilla tiene que quedar bien pegada, tanto que los preciosos pendientes de las belleas solo se puedan adivinar entre el encaje.

Imagen principal - El secreto mejor guardado de las belleas: ponerse la mantilla
Imagen secundaria 1 - El secreto mejor guardado de las belleas: ponerse la mantilla
Imagen secundaria 2 - El secreto mejor guardado de las belleas: ponerse la mantilla

En este proceso, además de las dos primeras horquillas en el centro de la cabeza, se colocarán al menos dos a los lados para sujetar el final de las ondas. También se van añadiendo para sujetar toda la pieza, sin un método claro, «donde la mantilla siento que está suelta», dice Marisol.

Ocho ganchos

para fijar la plantilla en todos lados

12 horquillas

en total

Aunque no hay una regla de cuántos de estos enganches utiliza cada belleza, Marisol gasta 8 en este paso, muchos menos de los que pudieran parecer al ver las inamovibles mantillas de las belleas.

  1. 5

    Recoger la mantilla sobrante en el moño

Se trata de coger la tela sobrante y hacer pliegues a un lado y al otro de la cabeza, al mismo tiempo que se va enganchando con horquillas el trozo sobrante.

TPonerse la mantilla de principio a fin. T.A.

Para este paso es muy importante tener en cuenta que la parte central esté estirada y que el dibujo en encaje quede centrado sobre el moño.

Seis ganchos

para recoger la tela sobrante

18 horquillas

en total para colocar la mantilla

Un proceso para el que pueden hacer falta 3 o 4 ganchos por lado de la cabeza para que todo quede perfecto. «Algunas mantillas ya vienen preparadas a medida con los pliegues cosidos, es más fácil, así solo lo enganchas», explica Marisol. Y con la mantilla puesta ya solo queda ponerse el traje y listas para desfilar en las fiestas de Hogueras de San Juan de Alicante, que marcan el inicio del verano.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios