Borrar
⇦ Menos nacionalista/
independentista
Más nacionalista/ ⇨
independentista
En datos

Los mapas que cuentan la evolución del voto independentista en Cataluña

Las posiciones del nacionalismo moderado encarnado por la Convergència de Jordi Pujol en 1980 terminaron evolucionando, a partir de 2012, en el proceso secesionista que desencadenó el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017

Sábado, 11 de mayo 2024, 00:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cataluña encara este 12 de mayo sus decimocuartas elecciones autonómicas desde la recuperación de la democracia tras las elecciones generales del 15 de junio de 1977 y el posterior proceso constituyente que culminó con la aprobación de la Constitución el 6 de diciembre de 1978. La Carta Magna incluye los estatutos de autonomía y la descentralización de competencias del Estado aunque descarta eventuales procesos de independencia.

En Cataluña el movimiento secesionista ha transitado por diversas etapas que van desde el nacionalismo moderado de Jordi Pujol, cuyo objetivo era presionar a los distintos ejecutivos de PSOE y PP en Madrid para afianzar las atribuciones del autogobierno catalán e influir en la gobernabilidad española, hasta la efervescencia del independentismo que abrazó la vía unilateral de ruptura plasmada en el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Para analizar la evolución del nacionalismo y el independentismo en Cataluña, se ha calculado el porcentaje de voto de los partidos que, en cada proceso electoral, contaban con estas premisas en su ideario. De este modo, el color amarillo implica que el porcentaje de voto nacionalista o independentista es mayor del 50% o mayor del 75% y el verde más intenso supone que no supera el 25%.

Elige cómo quieres
ver la información

1980

Gana
CiU
(27,8%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU)

Las primeras elecciones democráticas se saldan con una mayoría nacionalista moderada a favor de la Convergència i Unió (CiU) de Pujol. Ello a pesar del prestigio del republicano Josep Tarradellas, primer presidente de la nueva Generalitat durante la Transición pero que no se presenta a estas elecciones. Esquerra, principal fuerza independentista, se lleva un fiasco al cosechar tan solo 14 diputados en el Parlament frente a los 43 de CiU. Pujol es investido por mayoría simple gracias a una extraña amalgama de apoyos que cuenta con los diputados de UCD y de ERC para frenar un posible Gobierno catalán formado por socialistas y comunistas. El secesionismo radical queda en estas elecciones reducido a un papel testimonial.

1984

Gana
CiU
(46,8%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU)

La primera mayoría absoluta del ‘pujolismo’ se consuma a costa de la desaparición de UCD y la debacle de Esquerra, que se queda en solo cinco diputados autonómicos. El nacionalismo templado de CiU se hace hegemónico y permite un mayor margen de maniobra de su presidente frente a Madrid que va en aumento en los siguientes 15 años, especialmente durante el último Gobierno de Felipe González y el primero de José María Aznar.

1988

Gana
CiU
(46%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU)

Segunda mayoría absoluta de CiU, que se mantiene como fuerza preferente entre el electorado del nacionalismo moderado y del independentismo. Esquerra permanece como opción secundaria al obtener solo seis escaños en el Parlament.

1992

Gana
CiU
(46,2%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU)

La tercera mayoría absoluta de Jordi Pujol trae aparejada el comienzo de recuperación de Esquerra y la reactivación del independentismo que exige ir más allá del nacionalismo de CiU. ERC logra 11 escaños, cinco más que en los anteriores comicios.

1995

Gana
CiU
(41%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU), con abstención del PP

Jordi Pujol pierde su mayoría absoluta pero se mantiene en el poder gracias a las abstenciones del PSC y del PP, que ansiaban el apoyo de CiU en Madrid. El independentismo continúa al alza. Esquerra sube otros dos diputados, hasta alcanzar los 13.

1999

Gana
PSC
(38,2%)

Presidente
Jordi Pujol
(CiU), con apoyo del PP

El PSC de Pasqual Maragall se impone por primera vez en unas elecciones en Cataluña, si bien el sistema electoral, que infrarrepresenta a la provincia de Barcelona, otorga más diputados a CiU. Pujol conquista una nueva investidura gracias al apoyo del PP como contrapartida al aval de los nacionalistas al Gobierno en minoría de José María Aznar.

2003

Gana
PSC
(31,1%)

Presidente
Pasqual Maragall
(PSC), con el tripartito

Son las primeras elecciones sin Pujol como candidato de CiU y dan como resultado el primero de los tripartitos de izquierda con el socialistas Pasqual Maragall como presidente de la Generalitat. Al calor de la apuesta del también nuevo jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, de promover una reforma del marco jurídico-político que encauzara ‘la cuestión catalana’ ensanchando su autogobierno, aquel Govern y la mayoría del Parlament, promueven un cambio de Estatut. El texto acaba siendo desbloqueado por Zapatero con el entonces líder de CiU, Artur Mas, a espaldas de Maragall y mientras el PP lanza una ofensiva contra la propuesta recogiendo firmas en toda España y acudiendo al Tribunal Constitucional.

2006

Gana
CiU
(31,5%)

Presidente
José Montilla
(PSC), con el tripartito

José Montilla, ex ministro de Industria de Zapatero, sustituye a Maragall al frente de la reedición del tripartito con Esquerra e Iniciativa per Catalunya. En 2010, Constitucional tumba una parte de los artículos del Estatut -singularmente los que profundizaban en el carácter nacional de Cataluña- que había sido refrendado por el Parlament y las Cortes y aprobado en referéndum por la ciudadanía catalana. El president Montilla encabeza una multitudinaria manifestación contra la sentencia del TC, la cual, junto a otros factores, se sitúa como detonante de un malestar que incentivaría el posterior auge del independentismo.

2010

Gana
CiU
(38,4%)

Presidente
Artur Mas
(CiU)
, en minoría

Artur Mas, heredero político de Jordi Pujol, recupera la Generalitat para CiU, mientras el PSC se hunde en las urnas tras siete años de Gobierno y en un contexto sacudido por la debacle financiera y económica mundial que un año después llevó a Mariano Rajoy a la Moncloa con una arrolladora mayoría absoluta. La recesión acrecienta las reivindicaciones para una reforma que redujera la aportación de Cataluña a las arcas del Estado -el ‘España nos roba’-, en tanto el Gobierno de Mas ejecuta recortes en materia social, sanitaria y de educación. El presidente de la Generalitat lanza un órdago a Rajoy para que acepte un concierto al estilo vasco y navarro, al que éste se niega. La masiva Diada de 2012 da comienzo oficioso al ‘procés’.

2012

Gana
CiU
(30,7%)

Presidente
Artur Mas
(CiU)

Tras el fracaso de las negociaciones con Rajoy y cuestionado en la calle, Mas abandona el nacionalismo moderado y adelanta las elecciones autonómicas con la promesa de convocar un referéndum de independencia. El mismo se queda en una consulta sin amparo legal celebrada el 9 de noviembre de 2014. Esquerra pasa a ser la segunda fuerza del Parlament por delante de un PSC cada vez más débil y que sufre el abandono de sus dirigentes más catalanistas, casi todos ellos para sumarse a ERC; fue el caso de Ernest Maragall, hermano del ex presidente de la Generalitat e histórico alcalde de Barcelona. El independentismo se dispara en las encuestas.

2015

Gana
Junt pel Sí
(39,6%)

Presidente
Carles Puigdemont
(Junts pel Sí)

Por primera vez, el separatismo catalán hace frente común bajo las siglas de Junts pel Sí. La ruptura traumática de CiU lleva a Convergència a aliarse con Esquerra en una misma candidatura con la reivindicación independentista en el epicentro pese a las diferencias ideológicas entre ambas familias nacionalistas. Pero no logran la mayoría absoluta quedando en manos de la CUP, formación independentista de extrema izquierda que envía a Mas “a la papelera de la historia” negándose a investirle. Es entonces cuando irrumpe Carles Puigdemont, alcalde de Girona e independentista de primera hora.

El ‘procés’ ignora las resoluciones del TC y se acelera hasta desafiar al Estado con la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, reprimido con cargas policiales que señalan al Gobierno de Rajoy ante los medios internacionales. Tras la nonata declaración unilateral de independencia, el Ejecutivo, con el apoyo del PSOE, aplica el nunca utilizado antes artículo 155 de la Constitución e interviene el autogobierno catalán. Puigdemont, destituido, huye a Bélgica para eludir la acción de la justicia. El independentismo alcanza su mayor apoyo social.

2017

Gana
C's
(25,3%)

Presidente
Joaquim Torra
(Junts)
, con apoyo de ERC y abstención de CUP

A la par que aplica el 155, Rajoy fuerza la convocatoria de las autonómicas en Cataluña, a las que el independentismo acude por separado. Con una participación del 80%, la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, logra una victoria histórica que se queda corta. Las fuerzas secesionistas, enfrentadas, priorizan el eje nacional y suman la mayoría absoluta precisa para erigir en presidente de la Generalitat a Quim Torra, uno de los dirigentes secesionistas más duros. Torra termina inhabilitado por la justicia y el vicepresidente de Esquerra, Pere Aragonès, asume la jefatura de la Generalitat para convocar poco después nuevas elecciones.

2021

Gana
PSC
(23%)

Presidente
Pere Aragonés
(ERC)
, con apoyo de Junts y la CUP

El PSC resucita de la mano del ex ministro de Sanidad Salvador Illa al ser la fuerza más votada, pero una nueva alianza entre las fuerzas independentistas le impide ser investido. Aragonès asume la Presidencia de la Generalitat en coalición con Junts, una alianza que se rompe a los pocos meses ante la profunda división existente en el independentismo. ERC opta por seguir en solitario explotando sus acuerdos con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, mientras Junts pasa a una oposición inclemente. Las generales del 23-J devuelven un inesperado protagonismo a Puigdemont.

Metodología

Los datos electorales han sido extraídos del repositorio de la Generalitat de Catalunya . El porcentaje de voto nacionalista/independentista se calcula sumando los votos de las formaciones que cumplen con dicho criterio y ponderando su peso respecto del total de votos en cada municipio. Respecto a la visualización, se utiliza en todos los casos la disposición actual de los municipios catalanes. Ello implica que, en un mínimo de casos, sobre todo en los primeros comicios, haya algún territorio que se muestra sin datos (en gris).

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios