Borrar
AIE
¿Un mundo sin carbón?
ODS 7 | Energía limpia y asequible

¿Un mundo sin carbón?

Los países del G7 apagarán sus centrales térmicas antes de 2035 pero China, adicta a este mineral, se mantiene en silencio. ¿Suficiente para cumplir con los objetivos de París?

Martes, 30 de abril 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un futuro negro para el carbón o al menos en los países más ricos. Este martes, se ha dado un paso más para avanzar en la transición ecológica. Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Canadá, Reino Unido e Italia han acordado apagar sus centrales térmicas alimentadas por carbón antes de 2035, concretamente en la primera mitad de la próxima década. «Es un acuerdo histórico», señalaron las autoridades británicas tras el encuentro del G7 que se celebra estos días en Italia. Pero ¿qué soluciona este pacto?

Esa es la cuestión y parece que no contenta a todos. «Es demasiado poco y es demasiado tarde», denuncia Tracy Carty de Greenpeace Internacional. «Para ser realistas y cumplir con los 1,5 grados acordados en París la fecha de cierre tiene que ser antes de 2030», advierte.

A ello se le añade un problema más: China. El gigante asiático es el mayor inversor en energías renovables del planeta, pero, a su vez, es el gran adicto al viejo carbón. El 53% del carbón consumido como energía en 2022, últimos datos verificados por la Agencia Internacional de la Energía, se quemó en las centrales chinas. En total 4.250 millones de toneladas, 10 veces más de lo consumido en la Unión Europea.

Junto con la India, acumulan más del 66% de la producción total de todo el planeta. Estos dos países en el último siglo han puesto en marcha cerca de 1,2 millones de plantas, según el Global Energy Monitor. Un millón doscientas mil plantas de un total de millón y medio de instalaciones arrancadas en los últimos 23 años.

Aunque la decisión ha sido celebrada por los firmantes. «Han sido días de intensas negociaciones», señaló Gilberto Pichetto Fratin, ministro de Medioambiente y Seguridad Energética de Italia.

Muchas organizaciones lo han calificado como un brindis al sol. «Muchos de estos países ya se han comprometido públicamente a fijar fechas de eliminación antes de 2030, y de todos modos sólo tienen una pequeña cantidad de capacidad de carbón», denunció Climate Analytics en un comunicado.

Sin embargo, el acuerdo no establece una fecha concreta para el 'gran apagón'. «Mediados de la primera década de 2030» es la única referencia expresa. Esto es debido a la fuerte dependencia de Japón del carbón.

En este país asiático, este combustible fósil aún forma parte de la tercera parte del consumo eléctrico y es el estado que más centrales de carbón ha abierto en los dos últimos años (5.470), solo superado por China e India.

¿Adicción sin fin?

Pero esta adicción no es única de los países asiáticos y aunque la descarbonización de las economías occidentales está negro sobre blanco y es palpable en algunas estadísticas; el consumo de carbón no se frena.

Aunque cada país sigue su propia senda de transición verde, por ejemplo el sistema eléctrico estadounidense depende aún del carbón en más del 16% y obliga a sus centrales a cerrar o a capturar íntegramente sus emisiones antes de 2039. En España, este combustible apenas supuso el 1,5% de la generación eléctrica el año pasado, las emisiones de CO2 asociadas a la energía no han dejado de aumentar.

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía alcanzaron un récord el año pasado, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), que dijo que el aumento se debió en parte al mayor uso de combustibles fósiles en las regiones afectadas por la sequía.

Las emisiones de dióxido de carbono ligadas a la energía marcaron un nuevo récord en 2023, al subir un 1% hasta alcanzar los 37.400 millones de toneladas. No obstante, el ritmo de aumento se ralentizó con respecto a 2022 gracias a la expansión de las renovables. «Los combustibles fósiles están destruyendo a las personas y al planeta y se necesita con urgencia un compromiso para eliminar rápidamente todos los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas)», alerta Carty.

.¿Y el gas? «Es notable que no se haya mencionado el gas a pesar de ser la mayor fuente del aumento global de las emisiones de CO2 en la última década», comenta Climate Analytics.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios