La nueva dirección de Cs mantiene a Bal como portavoz adjunto en el Congreso

El diputado Guillermo Díaz, único parlamentario que integra el Comité Permanente, se convierte en nuevo coordinador entre el grupo parlamentario y la cúpula del partido

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

La nueva cúpula de Ciudadanos ya ha resuelto el primer gran desafío que tenía por delante tras hacerse Patricia Guasp y Adrián Vázquez con las riendas del partido: Edmundo Bal continuará como portavoz adjunto en el Congreso a pesar de salir derrotado en las primarias celebradas por los liberales apenas hace doce días.

Así lo confirmó esta mañana el propio secretario general de la formación naranja. «Su estructura se mantendrá tal como está», aseguraba Vázquez sobre un grupo parlamentario que amenazaba con saltar por los aires tras la refundación llevada a cabo por los liberales y la victoria de la lista respaldada por la ya expresidenta Inés Arrimadas. Seis de los nueve parlamentarios apoyaban a Bal en las primarias, y tras la derrota de la candidatura liderada por el abogado del Estado, la nueva dirección albergaba el temor de una hipotética rebelión. Pero la decisión de salvaguardar la estructura actual del grupo en el hemiciclo aplaca cualquier posibilidad en este sentido.

Por delante del abogado del Estado continuará la expresidenta Inés Arrimadas, ratificada como portavoz parlamentaria por Guasp y Vázquez inmediatamente después de ser elegidos nuevos líderes. Bal deberá lidiar con la expresidenta tras la ruptura que ambos protagonizaron a partir de diciembre –cuando el portavoz adjunto anunció que concurriría a la carrera por liderar Cs e instó a la ex líder liberal a «dar un paso al lado»–. «Todos los activos del partido están completamente comprometidos», explicaba ayer el secretario general electo en la rueda de prensa posterior a la segunda reunión del renovado Comité Permanente.

El otro anuncio de relevancia que dio a conocer esta mañana la nueva cúpula de los liberales fue el de la creación de un nuevo cargo que, a modo de nexo con la dirección nacional, coordinará la relación entre la Ejecutiva y un grupo parlamentario repleto de voces críticas con la nueva dirección de los liberales. Guillermo Díaz, portavoz del equipo que dirigió la refundación y único diputado afín a Arrimadas, será el encargado de ejercer tal función. El parlamentario malagueño es también el único miembro del grupo que actualmente forma parte de la nueva Ejecutiva y del Comité Permanente.

Un cambio en el grupo parlamentario que sí que restará protagonismo mediático al abogado del Estado. Bal también dejará de ofrecer las ruedas de prensa posteriores a la Junta de Portavoces los martes en el Congreso. Los últimos tres años el portavoz adjunto se ha encargado de comparecer ante los medios al tener que atender Arrimadas sus responsabilidades como presidenta. Pero desde la Ejecutiva ahora esgrimen que la ex líder del partido, al haberse liberado de sus funciones orgánicas, sí que dispondrá del tiempo suficiente para ser la cara visible del partido en la Cámara Baja a tiempo completo.

Con el melón de la continuidad de Bal como portavoz adjunto resuelto, la formación naranja pretende ahora centrarse única y exclusivamente en las elecciones municipales de mayo y la titánica tarea que el partido tiene por delante para dar un vuelco a las encuestas. En ese sentido, Vázquez anunció durante su comparecencia de esta mañana que la nueva dirección ha aprobado el calendario de primarias para dicha cita electoral. «Antes del 28 de febrero, todos los municipios y comunidades autónomas tendrán las primarias convocadas», apuntaba el también eurodiputado naranja.

Temas

España