El canciller federal, el socialdemócrata Olaf Scholz. / EFE

Gobierno y oposición pactan el nuevo ingreso básico ciudadano en Alemania

Se concederá a quienes carecen de entradas de dinero y ayuda al desempleo

JUAN CARLOS BARRENA Berlín

Tras meses de debates y largas jornadas de negociaciones, el Gobierno federal y la oposición conservadora se han puesto de acuerdo este martes para la introducción en Alemania del 'Bürgergeld', el llamado ingreso básico ciudadano de algo más de 500 euros que reemplazará a partir del próximo 1 de enero a las polémicas ayudas 'Hartz IV', con las que se subvenciona a quienes carecen de trabajo y no reciben ya el subsidio de desempleo. El pacto fue alcanzado por el tripartito gobernante de socialdemócratas (SPD), verdes y liberales (FDP) con la oposición de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU) en el seno de la Comisión Mediadora del Bundestag y el Bundesrat, las dos cámaras parlamentarias. El acuerdo contempla endurecer las posibilidades de sanción para los receptores del ingreso básico ciudadano que incumplan las directrices de la ayuda y reducir el capital libre de cargas de esas personas.

Este se recortará de los 60.000 euros que proponía el tripartito que dirige el canciller federal, el socialdemócrata Olaf Scholz, hasta 40.000 euros y 15.000 euros más por cada persona más que viva en el mismo hogar. El tiempo de carencia, en el que el Estado asume los costes de alquiler de la vivienda sin realizar verificaciones, se reduce también de dos a un año. Los conservadores han logrado además tumbar la iniciativa de los partidos gobernantes de conceder a los solicitantes seis meses de plazo de confianza en los que no se aplicarían sanciones por incumplimiento de las directrices del ingreso básico. CDU y CSU habían impedido hace dos semanas en la cámara alta alemana que el proyecto de ley saliera adelante con el argumento de que se debe motivar a los receptores de esa ayuda a buscar empleo, si es necesario con mayores penalizaciones.

Con el acuerdo alcanzado, las ayudas del ingreso básico ciudadano se verán mermadas, por ejemplo, cuando el receptor de las mismas no se postule por un trabajo o un curso de formación profesional que le sea ofrecido por las oficinas de empleo. Está previsto ahora que tanto el Bundestag como el Bundesrat aprueben el nuevo proyecto de ley revisado hasta el viernes próximo para que entre en vigor el 1 de enero de 2023. De esa manera una persona sin familia recibirá al mes con el nuevo ingreso más de 50 euros más que hasta ahora, un total de 502 euros básicos, a los que hay que sumar otras ayudas como las subvenciones para el alquiler o la compra de electrodomésticos, entre otras muchas. Pese al endurecimiento de algunas cláusulas, el pacto alcanzado para el proyecto de ley fue celebrado por los partidos del gobierno.

Cambio de cultura

Katja Mast, secretaria de organización parlamentaria del SPD, comentó que, a pesar de las concesiones a los conservadores, el nuevo ingreso básico ciudadano no consiste en una simple subida económica de esas ayudas, sino en un cambio de cultura. Su colega del Partido Liberal, Johannes Vogel, subrayó que la nueva ley conducirá a una más justa valoración del rendimiento personal y mayores posibilidades de escalar en los niveles sociales con independencia de la procedencia. Por su parte, la líder parlamentaria de Los Verdes, Britta Hasselmann, destacó que la iniciativa del Ejecutivo federal evitará que a los interesados se les fuerce a asumir cualquier empleo, sino que habrá una mejor orientación para su integración en el mercado laboral.

A su vez, el presidente de la CDU y líder parlamentario de la oposición conservadora, Friedrich Merz, dijo sentirse sorprendido por la rápida y generosa disposición del tripartito al compromiso y aseguró que el ingreso básico ciudadano no será como lo había planteado inicialmente el Ejecutivo de Berlín. Entre otros éxitos negociadores de CDU y CSU, destacó la eliminación del llamado plazo de confianza de seis meses antes de activar posibles sanciones, que, dijo, habría supuesto introducir el ingreso básico incondicional. Igualmente destacó que el capital libre de cargas de los posibles receptores se ha reducido prácticamente a la mitad y será respetado solo durante el primer año.