?

Contenido desarrollado para

REDEIA

Métricas y estándares para una sostenibilidad real

Ser sostenible da puntos a la hora de construir una buena imagen. De ahí el riesgo de caer en el ecopostureo. Medir y reportar de forma transparente y según métricas y estándares internacionales como las Normas Europeas de Información de Sostenibilidad (NEIS) ayudará a acabar con esta mala práctica. Empresas como Redeia ya se han adelantado a cumplir algunos de sus requisitos en su Informe de Sostenibilidad 2023.

Juanjo Villalba

Compartir

En la receta para construir la buena reputación de una empresa, la sostenibilidad supone el 40% de los ingredientes, según el estudio RepTrak de 2022. Es por eso que algunas compañías se han lanzado en los últimos años a autodenominarse “ecológicas”, “sostenibles” o “verdes”, sin métricas solventes que sustenten tal afirmación.

La clasificación de actividades económicas ambientalmente sostenibles que hace la Taxonomía de la Unión Europea o las nuevas Normas Europeas de Información de Sostenibilidad (NEIS), obligatorias para el reporte de la actividad de 2024, ayudarán a acabar con estas malas prácticas.

Algunas empresas como Redeia ya se han adelantado a medir y reportar su impacto social y medioambiental conforme a estos estándares. En su último Informe de Sostenibilidad, relativo a su actividad en 2023, el operador global de infraestructuras esenciales y neutrales de energía y telecomunicaciones cumple de forma anticipada algunos requisitos incluidos en las NEIS, publicadas por el Grupo Asesor Europeo de Información Financiera (EFRAG) en 2023 y que entrarán en vigor para el reporte del próximo año.

Además, adopta las recomendaciones de la Taskforce on Nature-related Financial Disclosures (TNFD), con datos sobre los impactos, dependencias, riesgos y oportunidades en biodiversidad de su actividad.

“Hace 20 años fuimos pioneros reportando nuestra información ambiental, social y de buen gobierno cuando no había obligación ni requisito alguno de hacerlo y desde entonces hemos introducido novedades”, explica Eva Pagán, directora corporativa de Sostenibilidad y Estudios de Redeia.

“Nuestro objetivo es seguir a la vanguardia y a la vez mantener la calidad, el rigor y la transparencia que nos siguen posicionando año tras año entre los cinco primeros puestos del Informe Reporta”, señala Pagán, que hace hincapié en el compromiso con la sostenibilidad de la compañía y que evidencia el hecho de que ya haya alcanzado más de la mitad de los objetivos establecidos en su Plan de Sostenibilidad 2023-2025.

Alumnos de Talento Solar, una de las iniciativas que impulsa Redeia para favorecer la inserción laboral en el ámbito de la transición ecológica.

Por las cero emisiones

De nada sirve favorecer la máxima integración de las energías renovables si las instalaciones que las conectan a la red no persiguen los más altos estándares de protección y cuidado social y medioambiental.

Así, el compromiso de la Redeia para frenar el calentamiento global empieza dentro. Concluyó 2023 compensando el 100% de sus emisiones de alcance 1 (emisiones directas producidas por quema de combustibles por parte del emisor) y redujo un 24% sus emisiones de alcance 1 y 2 (emisiones «indirectas» creadas por la producción de la energía que una organización compra) respecto a 2019, cerca del objetivo que se marcó para 2025, fijado en el 30%.

Pablo y Alma, participantes del proyecto contra la despoblación de Redeia, Holapueblo de Redeia.

Residuo cero y protección de la avifauna

Durante 2023, Redeia recicló, regeneró o valorizó el 98,4% de sus residuos, lo que constituye una mejora muy significativa en su compromiso para llevar cero residuos al vertedero.

Por otro lado, un 77,4% de los kilómetros de líneas de Red Eléctrica (empresa del grupo encargada del transporte y la operación de energía eléctrica en España) que atraviesan zonas de prioridad crítica ya están señalizados con dispositivos salvapájaros, lo que contribuye a proteger a la avifauna.

“Redeia supera cada año su compromiso con la sostenibilidad”, explica Eva Pagán: “Apostamos por un modelo de negocio capaz de dar respuesta a los retos del futuro bajo criterios de excelencia, innovación e integridad y por crear valor compartido. Así se recoge en nuestro Compromiso con la Sostenibilidad 2030, en nuestro Plan de Sostenibilidad 2023-2025 y en nuestra reciente Estrategia de Impacto Integral, con la que ya hemos empezado a multiplicar nuestra contribución social y medioambiental en toda la geografía y áreas de negocio”.

La directora también subraya la importancia de los últimos pasos dados por Redeia para mejorar su desempeño en sostenibilidad, con la emisión del primer bono híbrido verde de su historia —por un importe de 500 millones de euros—; o la incorporación de los préstamos concedidos por el Banco Europeo de Inversiones a su marco verde, llegando así a un 59% de financiación sostenible.

Finalmente, ha recordado el esfuerzo inversor que Redeia está dedicando a cuestiones medioambientales y sociales. En 2023, la compañía dedicó 24,9 millones de euros a la protección de la biodiversidad, la prevención de incendios forestales, la integración paisajística, la lucha contra el cambio climático, la prevención de la contaminación, la economía circular, la gestión de residuos y la optimización del consumo de recursos. A esto hay que sumar los más de 10,6 millones que destinó a reducir la desigualdad territorial, digital, de género e intergeneracional con iniciativas como Holapueblo, Eje Digital, Talento Solar, Hémera o RedeSTEAM.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Redeia. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.