?

Contenido desarrollado para

MICHELIN

Los mejores neumáticos para coches eléctricos se fabrican desde hace más de un siglo

Michelin lleva décadas perfeccionando la fórmula del éxito gracias a un marcado espíritu innovador con el que ha sabido adaptarse a lo nuevos tiempos y a la movilidad sostenible sin necesidad de reinventarse.

Álvaro Piqueras

Compartir

La industria automovilística inició hace años un viaje de no retorno para ofrecer soluciones de movilidad sostenible a unos usuarios que han elevado tanto su nivel de exigencia como su compromiso con el medioambiente. Las severas consecuencias del cambio climático han provocado que sea necesario adoptar medidas urgentes a todos los niveles para tratar de revertir una tendencia que ya afecta, de muy diversas maneras, a millones de personas en todo el mundo.

No en vano, los fenómenos meteorológicos extremos, la escasez de agua, el deshielo y aumento del nivel del mar, las disminución de la biodiversidad, la sequía, la contaminación del aire y las enfermedades asociadas o la inseguridad alimentaria, entre otros efectos, son el resultado de la quema de combustibles fósiles y de la sobrexplotación de los recursos del planeta. Y hay que emprender acciones que lo cambien todo para que no cambie nada. Hechos y no palabras.

Y en esas se encuentra, como decíamos, el sector del automóvil, que ha redoblado esfuerzos para reducir las emisiones de efecto invernadero en todos los procesos de la cadena de producción de los vehículos del presente y del futuro, que son los encargados de poner fuera de circulación los aproximadamente 1.300 millones de automóviles que a día de hoy funcionan con combustibles fósiles.

La única superficie de contacto con el asfalto

De ahí que el resultado de sus esfuerzos haya venido acompañado de importantes mejoras en la fabricación, en el comportamiento dinámico, en el diseño, en la funcionalidad, en la tecnología, en el consumo y en la seguridad sin perder en ningún momento la perspectiva medioambiental. Pero los coches, más allá de que tengan un nombre y un apellido, son la suma de sus partes y a menudo suele infravalorarse la importancia de un elemento diferencial también para la sostenibilidad: los neumáticos.

Y es que a la postre constituyen la única superficie de contacto entre el vehículo y el pavimento, y su relevancia se deja notar en las propias prestaciones de la máquina y es un factor vital para la seguridad de sus ocupantes. Y da igual el tipo de automóvil o la necesidad que pretende cubrir, si presume de tener las últimas tecnologías de seguridad o los sistemas avanzados de ayuda a la conducción más innovadores. Todo deja de tener sentido si no se apuesta por unos neumáticos que estén a la altura de las circunstancias. Como los que fabrica Michelin.

Y en la era de la electrificación la firma francesa está en disposición de ofrecer una gama de productos que cuentan con la garantía y el respaldo de una historia centenaria. Durante 135 años Michelin ha concebido neumáticos para toda clase de vehículos, siempre con un elevado grado de exigencia y responsabilidad. Por ello todo su catálogo es compatible con todas las tecnologías que ofrecen los vehículos: coches eléctricos, híbridos, de combustible, de pila de hidrógeno… Y es que los coches o motos eléctricas no necesitan neumáticos específicos, simplemente necesitan los mejores.

Las tecnologías y las características aplicadas a los neumáticos Michelin dedicados a los vehículos de propulsión térmica responden perfectamente a las necesidades de los coches electrificados en lo referente a la seguridad, duración, eficiencia energética, resistencia a la carga y ruido. La marca francesa ha sabido anticipar las necesidades de dichos automóviles en todas sus gamas y por ese motivo es un partner de confianza para los fabricantes y una apuesta segura para el usuario final.

Un conductor que, al igual que la industria, también comienza a decantarse con mayor frecuencia por soluciones de movilidad sostenible. Sin ir más lejos, las matriculaciones de vehículos electrificados (100% eléctricos + híbridos enchufables) de todo tipo subieron un 38,6% en 2023, hasta alcanzar las 139.185 unidades, según datos de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos (GANVAM). Y la tendencia al alza se mantiene.

Neumáticos campeones para el día a día

Eso quiere decir que tanto fabricantes como usuarios van a necesitar con mayor frecuencia apoyarse en el saber hacer de Michelin, cuyo ADN también tiene un marcado carácter innovador y sostenible. De hecho, sus neumáticos están muy unidos a la competición, que supone un laboratorio inmejorable para aprender a fabricar mejores productos y soluciones más respetuosas con el medio ambiente.

Un dato. En los últimos 50 años, es el fabricante de neumáticos con más victorias en los principales campeonatos homologados por la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y la FIM (Federación Internacional de Motociclismo). Hablamos de Fórmula 1, de Moto GP, de las 24 horas de Le Mans, del Campeonato del Mundo de Resistencia, del Campeonato del Mundo de Rallies, del Dakar o del Campeonato del Mundo de Superbikes, entre otros. Excelencia competitiva al servicio de los conductores. Independientemente del tipo de vehículo. Los 365 días del año.

Y por si fuera poco, su historia también está ligada a la competición eléctrica con la Formula E y Moto E. “Estos eventos deportivos proporcionan a Michelin un laboratorio para validar sus innovaciones tecnológicas en condiciones extremas. El objetivo de Michelin es aumentar el porcentaje de materiales sostenibles en sus neumáticos para conseguir un neumático 100% sostenible», afirma Matthieu Bonardel, Director de Michelin Motorsport.

Soluciones innovadoras a medida

Así pues, el fabricante francés, que cuenta en su haber con hitos como ser el responsable de equipar al primer vehículo, -la Jamais Contente- en superar los 100 km/h a finales del siglo XIX, que era eléctrico para más señas, se ha convertido en un actor imprescindible en la industria del automóvil y reclama por derecho propio el lugar de referencia que le confiere el hecho de montar sus neumáticos en la mitad de los vehículos de marcas que apuestan por la electrificación o hacerlo en 7 de cada 10 vehículos premium de la gama eléctrica.

Porque la historia está de su parte y cuenta con la capacidad tecnológica para desarrollar neumáticos de verano, de invierno y all season para cualquier coche que podamos imaginar. Sus gamas Primacy, Pilot, Lattitude, Agilis, Crossclimate o Alpin son muestra de ello y se adaptan como un guante a todos y cada uno de los vehículos eléctricos e híbridos que están en el mercado.

Los fabricantes de las mejores marcas de automoción lo tienen claro y los usuarios, que deben cumplir con la tradición de sustituirlos por desgaste o al superar el límite de vida útil, que no debe exceder los diez años desde su fecha de fabricación, también saben que decantarse por unos neumáticos Michelin es sinónimo de tranquilidad.

Por innovación, seguridad, eficiencia, durabilidad y calidad. Por elevar las prestaciones del vehículo a su máxima expresión y por lograrlo de manos de un compromiso inequívoco con la nueva movilidad, la electrificada, que esencial para el desarrollo humano y para el cuidado del medioambiente. Un escenario para el que la firma francesa lleva más de un siglo preparándose. Por eso los vehículos eléctricos no necesitan neumáticos específicos, necesitan unos Michelín.