?

Un proyecto de

Scroll Down

Banco Santander - Allí donde estés

De minúscula empresa familiar a superar los 2.000 trabajadores: la historia de éxito de Clasol Frutas y Verduras

La empresa, fundada en Castellón, ha cambiado el modelo de negocio de un sector arraigado a las tradiciones pero que ha demostrado tener capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos

Marc Solanes

Compartir

César Claramonte no es un empresario del montón. Actual CEO de una destacada empresa hortofrutícola, esta figura es la viva representación de la evolución, adaptación y crecimiento de una PYME a las necesidades de la realidad de hoy. Desde sus humildes orígenes en los años 60 hasta el gigantesco salto empresarial del presente, la empresa que dirige ha demostrado que, con visión y trabajo, los grandes sueños se convierten en objetivos asumibles. Lo han logrado, además, de forma rotunda. Los datos no engañan: la facturación de la empresa ha crecido un 400% en apenas cinco años. Y la proyección para 2024 todavía va a seguir batiendo récords.

Ubicados en Burriana, Castellón, comenzaron como intermediarios en el negocio de los cítricos y las frutas de hueso. A pesar de no tener producción ni almacenes propios, la primera generación logró consolidar un negocio que acabó generando entre siete y nueve millones de euros en 2018, con apenas cinco empleados. Sin embargo, fue la segunda generación, con César al mando y las nuevas ideas aportadas por el equipo -y el saber hacer de sus padres, siempre presentes- cuando vislumbraron el potencial de crecimiento, que ha sido reconocido por Banco Santander nombrando a la empresa como la pyme del año de la provincia de Castellón en la edición de 2022 de estos premios que organiza junto a la Cámara de Comercio.

César Claramonte, actual CEO de la empresa Clasol Frutas y Verduras, durante una jornada de trabajo

Icono cámara

Bajo su dirección, la empresa se transformó. Decidieron no solo ser intermediarios de frutas y verduras, sino también productores y envasadores. Implementaron su propio sistema de transporte, permitiéndoles controlar cada eslabón de la cadena, desde los primeros pasos del árbol frutal hasta la entrega final. A pesar de las dificultades que exigió la transformación del modelo de negocio, el resultado fue un éxito rotundo: este 2023, la facturación alcanzará la impresionante cifra de 50 millones de euros. “Hay que defender la producción local, y para ello hay que estar dentro de todas las partes del proceso. Además, los supermercados quieren proveedores con líneas cada vez más directas”, cuenta Claramonte.

LEER MÁS

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam no

La ubicación estratégica también ha sido clave. Con oficinas en la Comunidad Valenciana y almacenes de fruta en Murcia, han logrado servir tanto al mercado local como al europeo. Y no solo eso: su alcance se extiende fuera de las fronteras europeas hasta más allá del Atlántico. Sin embargo, el éxito no ha estado exento de desafíos. Según César, el camino ha sido arduo. “El sector hortofrutícola está lleno de particularidades y desafíos. Una de las principales amenazas son los grandes fondos que han comenzado a dominar el sector, dejando poco espacio para el pequeño productor”. Ante esto, la solución de Claramonte ha sido clara: crecer y hacerse cada vez más fuertes. “Eso sí: seguimos siendo una empresa 100% familiar. Yo trabajo cada día con mis padres, y eso es lo que intento transmitir al resto del equipo”.

La apuesta por la sostenibilidad no da lugar a dudas de los principios de respeto al medio ambiente que imperan en Clasol. Generación de energía a través de placas solares, medición del gasto de agua, utilización de la menor cantidad de plástico posible y producción lo más natural posible con muy pocos productos químicos en favor de aquellos más ecológicos y orgánicos.

avanti
indietro

De pyme del año a facturar 120 millones

En un giro estratégico audaz, su empresa se ha integrado recientemente con la cooperativa San Alfonso para crear uno de los grupos citrícolas más grandes del territorio valenciano. Con la fusión de todas las firmas de Clasol en la cooperativa San Alfonso, el salto en el crecimiento no tiene parangón: en total, contarán con una plantilla de más de 2.000 trabajadores. Este movimiento los proyecta a dejar atrás su estatus de pyme y aspirar a una facturación de entre 120 y 125 millones de euros el próximo año. Este nuevo capítulo certifica el éxito de una pequeña empresa familiar que ha pasado a transformarse en una gran empresa en un tiempo récord. La nueva entidad, además, contará con la friolera de 2.500 hectáreas de producción, que servirán para abastecer hasta 30 países (entre ellos algunos al otro lado del charco como Canadá y Colombia).

LEER MÁS

La historia de César Claramonte y su empresa es, sin duda, inspiradora. Desde sus orígenes como intermediarios hasta convertirse en referentes del sector hortofrutícola, han demostrado que con visión, determinación y una estrategia sólida, es posible superar los obstáculos y prosperar en un mercado cada vez más competitivo.

ALLÍ DONDE ESTÉS

Las pymes representan el 98% del tejido empresarial español. Un pequeño universo de negocios de todo tipo, de empresarios que luchan por abrir las puertas de sus empresas y se enfrentan a cada día a un mundo repleto de incertidumbre y de desafíos.

Las pymes son el motor de la economía española, y siguen necesitando apoyo financiero y asesoramiento para seguir creciendo y hacer crecer la economía española. Es por esto que Banco Santander se compromete a apoyar a las pymes ofreciendo servicios y productos financieros, así como soluciones personalizadas a cada una de ellas.

Content Strategist:
José M. Sánchez «Daze»

Diseño UI y Dirección de Arte:
Alessandro Marra

Maquetación:
Pelayo Trives

Producción Ejecutiva:
Delia Blesa

Impulsa Logo

Descubre más iniciativas para impulsar tu negocio de la mano de Banco Santander