?

Contenido desarrollado para

IKEA

Diez consejos para que tu hogar mejore tu salud mental

El orden, la iluminación, el silencio o tener zonas individuales son algunas de las recomendaciones del estudio Hogares con Psicología para mejorar el bienestar mental en el hogar

María Cáceres

Compartir

La pandemia nos ha enseñado que nuestro hogar influye más de lo que pensamos en nuestro bienestar. La ubicación o el tamaño siguen siendo importantes, pero cómo es nuestro hogar y cómo nos sentimos, son factores en los que la psicología pone cada vez más el foco para analizar el bienestar mental de la población. De hecho, el estudio Hogares con Psicología, realizado por el Consejo General de la Psicología, la Psicofundación e IKEA, lo deja claro: “existen relaciones entre diferentes variables relacionadas con el hogar, como son el nivel de orden en la vivienda, la satisfacción con la misma o la propia relación con los convivientes” que repercuten directamente en el bienestar, la felicidad, la ansiedad o la soledad.

Más de la mitad de la población, en concreto el 58,1%, afirma tener un índice alto de bienestar y un 69,4% sentirse muy feliz. Sin embargo, uno de cada tres españoles presenta un caso probable de ansiedad, uno de cada cuatro de depresión y uno de cada cinco ha experimentado ideas suicidas, mientras que casi la mitad señala tener problemas de sueño y uno de cada año sentirse solo. Y, agrega el informe, hay pequeñas acciones que se pueden llevar a cabo en nuestra vivienda que tienen un impacto claro en el bienestar. En el mismo sentido, el estudio Life at Home de IKEA indica que nueve de cada 10 personas aseguran que es importante sentirse a gusto en el hogar, pero solo cinco de cada 10 lo consiguen y más de la mitad de los encuestados señala, además, que el aspecto más importante de un hogar ideal es que ofrezca la posibilidad de relajarse y desconectar. Pero que nuestro hogar nos ayude a alcanzar el bienestar emocional y psicológico no es difícil, tal y como demuestran los encargados del estudio con este decálogo.

  • Decálogo

  •   1.- Orden. Un mayor nivel de orden en el hogar se asocia a un mayor bienestar y felicidad y una menor sensación de bienestar. ¿Cómo conseguirlo? Sirven pequeñas acciones como hacer la cama todos los días, mantener la cocina limpia y recogida, la ropa ordenada en cajones y armarios o tener un lugar para cada objeto.

    2.- A qué huele tu hogar. Las viviendas que huelen bien mejoran la sensación de bienestar de sus habitantes. Ventilar, al menos una vez al día, tirar regularmente la basura o usar ambientadores ayudan a conseguirlo.

    3.- Renovarse o morir. La conservación de un hogar también influye en los niveles de bienestar, felicidad y satisfacción. Arreglar los desperfectos cotidianos, desde una bombilla fundida hasta una mancha en la pared, redistribuir los muebles para adaptarlos a nuestras necesidades y darle un aire nuevo o hacer pequeños cambios en cojines, fundas nórdicas o alfombras refuerzan esa sensación de tener una casa en buen estado y renovada.

    4.- Oda a la luz natural. Parece una obviedad, pero la luz tiene muchísima influencia en nuestra salud y bienestar. Utilizar cortinas o estores de materiales que permiten regular la luz exterior y optimizarla, apostar por colores claros o neutros en cortinas, paredes y muebles en el caso de tener poca luz y combinar luces directas e indirectas para hacer acogedoras las estancias por la noche son trucos que ayudan a mejorar la percepción de una vivienda.

    5.- Silencio. El ruido es, además de una de las principales causas de conflicto entre convivientes y vecinos, una de las variables del hogar que más se asocia con la ansiedad o la depresión. Una casa silenciosa es sinónimo de bienestar. Por eso, apunta este consejo: si la televisión, la música o una conversación se escucha en la habitación de al lado, también lo oirán tus vecinos.

    6.- Todo al verde. Los espacios verdes son fundamentales para la vida. Ayudan a relajarnos y en casa, mejoran nuestra sensación de bienestar. Ya sea en el jardín, la terraza, el balcón o en el interior, incluir zonas verdes con plantas ayuda a generar esa sensación de naturaleza.

    7.- Nos mimamos. Tener una buena relación con las personas con las que convivimos genera mayor bienestar y felicidad y se relaciona con menores índices de soledad, menos problemas de sueño y menos niveles de ansiedad y depresión. Para mimar las relaciones en el hogar hay claves como comunicarse y escuchar, respetar los espacios personales de cada uno, compartir actividades o poner límites desde el cariño y el respeto.

    8.- Son mis amigos. Tener relaciones sociales también es clave para que aumente la sensación de bienestar y felicidad y que disminuyan los síntomas de depresión o ansiedad. Por eso es fundamental invitar a los amigos a casa y tener espacios pensados para compartir.

    9.- Mi rincón. Contar con espacios privados y personales en el hogar mejora la convivencia e intimidad de los convivientes, así como la satisfacción y bienestar psicológico. Por eso, cuando hay niños y adolescentes en casa es bueno contar con espacios propios de juego y trabajo, tener un espacio para teletrabajar o nuestros hobbies, pero también se debería contar con espacios donde compartimos actividades.

    10.- Busca ayuda. Si a pesar de todo, el estrés, la ansiedad, la tristeza o la insatisfacción están presentes en nuestra vida, lo mejor es pedir ayuda a un psicólogo.

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con IKEA. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.