?

Contenido desarrollado para

Generali

Estas pymes demuestran que es posible generar beneficios y, a su vez, cuidar del planeta

Los Premios SME Enterprize llevan ya tres ediciones impulsando el impacto de las pequeñas y medianas empresas comprometidas social y medioambientalmente. Ya está abierta la convocatoria en la que cada ganador recibirá hasta 30.000 euros para mejorar su negocio

Bernardo Álvarez-Villar

Compartir

Cada vez está más desacreditada esa idea que afirma que la sostenibilidad entorpece el crecimiento empresarial. Durante años, esta confusión paralizó el desarrollo de una economía más respetuosa con el medio ambiente y retrasó a las compañías en el inevitable proceso de adaptación. El paradigma actual demuestra que la sostenibilidad es un vector de desarrollo e innovación que impulsa la actividad de las empresas. En el contexto actual, inmersos en una crisis climática y energética que exige soluciones urgentes, un negocio que no opte por el compromiso medioambiental está condenado al fracaso.

Afrontar esta transformación, además de voluntad, requiere lo de siempre: capital. Para los negocios medianos y pequeños, abrumadora mayoría en el tejido empresarial español, esto puede suponer una inversión muy superior a sus capacidades. Pensando en esta desventaja, la aseguradora Generali ha impulsado los Premios SME Enterprize de Generali, unos galardones que acaban de alcanzar su tercera edición reconociendo a las pymes que se esfuerzan por construir un modelo de negocio social y ambientalmente sostenible.

Ya está abierta la convocatoria de la nueva edición de los premios, en los que se repartirán 90.000 euros entre las tres pymes galardonadas. Las pymes que deseen participar en estos premios pueden presentar su candidatura hasta el 31 de mayo a través de este enlace. Los requisitos son tener domicilio social en España, no estar en concurso de acreedores, disponer de una plantilla igual o menos a 200 empleados y contar con protección para la actividad, patrimonio o trabajadores.

Las tres pymes ganadoras de la segunda edición celebrada el pasado año fueron, así, la abulense Faema Empleo, que se alzó con el primer puesto en la categoría de Bienestar Laboral; la empresa canaria Lavandería Romeral resultó ganadora en la categoría de Sostenibilidad Medioambiental; mientras, la murciana Nuevos Sistemas Tecnológicos (NEOSITSEC) recibió el premio en la categoría de Impacto Social. Tres ejemplos que, gracias a su participación en estos premios, han hecho crecer sus negocios.

Trabajadores de Lavandería Romeral, una lavandería industrial ubicada en el municipio de Agüimes (Gran Canaria)

Un buen ejemplo de cómo se retroalimentan los beneficios económicos y las estrategias de sostenibilidad es la Lavandería Romeral, una lavandería industrial ubicada en el municipio de Agüimes (Gran Canaria), y que el año pasado fue galardonada en la segunda edición de los Premios SME Enterprize de Generali en la categoría de Sostenibilidad Ambiental. Desde su fundación en el año 2016 optaron por alimentar el negocio con una planta de energía fotovoltaica.

“Eso nos permite funcionar con toda la maquinaria”, explica Yukonda Esparragoza, la CEO de la empresa, “algo que, con los costes energéticos que hay ahora, nos habría costado muchísimo hacer”. Gracias al premio otorgado por Generali, dotado con 30.000 euros para fomentar la sostenibilidad de las empresas, Lavandería Romeral ha podido ampliar su planta de energía verde para así cubrir el 100% de su actividad sin generar apenas huella de carbono.

“Tenemos una huella de carbono certificada como ninguna otra empresa del sector”, se enorgullece Esparragoza. “Y contamos con un proyecto de reducción constante, algo que beneficia a todo el sector turístico de Gran Canaria”. Gracias a este ahorro en la factura energética, que repercute positivamente sobre el medio ambiente y la sociedad canaria, la empresa pudo continuar creciendo, dar empleo a casi medio centenar de personas y evitar la quiebra durante los meses más duros de la pandemia.

“Estas iniciativas son muy necesarias para ayudar a las pymes”, continúa la directora de Romeral, “es una apuesta muy positiva de Generali, y animo a las pymes a que preparen un proyecto y se presenten a los premios. Las empresas somos parte de la sociedad, y tenemos que hacer la empresa pensando en los que están alrededor. Lo que hacemos no nos afecta solo a nosotros”.

Generar beneficios y mejorar la sociedad

Y es que la sostenibilidad no se limita solamente al ámbito medioambiental. El impacto social de una empresa es también un acelerador del crecimiento y de innovación tecnológica. Todos esos valores los encarna la empresa Neosistec con su proyecto Navilens, merecedor del premio SME Enterprize de Generali en la categoría de Impacto Social. La idea de esta empresa consiste en una aplicación gratuita para que las personas con discapacidad visual puedan ser más autónomas e independientes en su día a día.

“Empezamos con esta idea en 2012 con el objetivo de ayudar a las personas con discapacidad visual a ser más independientes en su día a día”, cuenta Javier Pita, director de la empresa. Y recuerda: “Nos preguntábamos qué podíamos hacer para que estas personas pudiesen reconocer un entorno desconocido”.

Pone un ejemplo muy claro: “Imagínate que una persona con discapacidad visual quiere coger el metro en Valencia, y tiene que saber a dónde dirigirse”, explica Pita. Para solucionar este problema, Navilens ha desarrollado un sistema inspirado en los códigos QR a través del cual sus usuarios pueden obtener información en audio sobre el lugar en el que se encuentran. El transporte público fue su primer soporte.

“Empezamos en el metro y en las paradas de autobús de Barcelona”, rememora el empresario, “y ahora estamos en Valencia, Madrid, Alicante, Almería, Bilbao… Y también en cincuenta países, como Estados Unidos, Inglaterra o Francia. Los usos más habituales, además de las estaciones de transporte público, son los sitios turísticos, y ahora empezamos con las etiquetas de los productos de consumo”.

Porque, ¿cómo puede saber una persona ciega los ingredientes de los cereales que compra en el supermercado? Pues lo cierto es que solamente yendo acompañada. Pero, a través de Navilens, esa persona ya puede ir sola a la compra y conocer los ingredientes o la información sobre alérgenos de los productos que consume. O visitar un museo de forma independiente. Una forma sencilla de ganar autonomía y mejorar la calidad de vida.

“Somos quince personas, y creciendo”, dice el empresario. Un negocio pequeño, pero muy orgulloso “de recibir el reconocimiento y de impactar positivamente en la sociedad”. Gracias al premio de Generali, Navilens ha ganado en visibilidad y ha seguido evolucionando: “Es muy importante ayudar a las pymes, que somos la mayoría de las empresas en España. Es importante que Generali ponga su foco ahí, en las pequeñas empresas que están impactando para hacer una sociedad mejor”.

“Creo que es la sencillez del sistema de Navilens lo que nos ha permitido crecer tanto”, reconoce Pita, “si alguien quiere que sus espacios sean más accesibles, solo tiene que imprimir la pegatina y ponerla con otras señales”. Solo con ese gesto, las personas con discapacidad visual podrán acceder a la información en forma de audio.

Un empleado de la empresa Neosistec, que con su proyecto Navilens ha sido merecedor del premio SME Enterprize de Generali en la categoría de Impacto Social

Apoyo a las personas con discapacidad

La misma palabra, orgullo, sale de la boca de Inmaculada Pose, la presidenta de Faema Empleo. Esta empresa, radicada en Ávila, completa el podio de ganadores de la primera edición de los SME Enterprize de Generali con la categoría de Bienestar Laboral. “Nos constituimos en 2010 para trabajar para y por las personas con discapacidad”, cuenta Pose. Hoy cuenta ya con más de treintena de trabajadores, más del 70% con discapacidad, dedicados a distintas actividades económicas.

Hay serigrafía, rotulación y, la que es la joya de la corona, un restaurante inclusivo, El Cobijo, gestionado por los trabajadores de Faema desde la cocina hasta el reparto de la comida. “Lo que hacemos tiene un impacto en toda la población abulense”, detalla Pose, “es una forma de invertir en programas que fomentan el bienestar de los trabajadores”.

El premio de Generali es “un revulsivo para seguir trabajando y un impulso que se agradecer”. El dinero obtenido ha sido destinado a la construcción de unas nuevas instalaciones que permitan consolidar los puestos de trabajo y crear alguno más. Hacer bien las cosas, al final, siempre tiene premio.

  • Cómo inscribirse a los premios SME EnterPRIZE

  •   Para participar a estos galardones, es indispensable ser una pyme con una plantilla igual o inferior a 200 empleados y operar en España. Otro de los requisitos es no estar en concurso de acreedores ni en otras circunstancias que impidan el funcionamiento de la empresa, y haber puesto en marcha o haber mantenido activo en 2022 un proyecto relacionado con el bienestar laboral, la sostenibilidad medioambiental o el impacto social. Si es así, basta con inscribirse en la web antes del 31 de mayo, día en que concluye el plazo. A continuación, hay que seleccionar la categoría en la que se desee participar, con un clic en el botón Inscríbete, y completar un formulario para presentar la candidatura a la segunda edición de los premios SME EnterPRIZE.

    Para descubrir más e inspirarse en las mejores prácticas de las empresas sostenibles de la UE, recomendamos acceder a la web sme-enterprize.com, que incluye una recopilación con los mejores casos de éxito de modelos empresariales de pymes sostenibles y resilientes. Asimismo, la herramienta Sustainability Check permite conocer el nivel de sostenibilidad de la empresa y aumentar los conocimientos sobre este tema con el fin de mejorar la competitividad.