?

un proyecto de

INCLUSIÓN FINANCIERA

¿Cuánto saben los jóvenes de finanzas?

La llamada generación Z es una de las más preparadas de la historia, pero también una de las que afronta retos más complejos en materia económica. ¿Están preparados para ello?

Gonzalo Garzón

Compartir

Noelia Hontoria

Compartir

El 23,7% de la población mundial forma parte de la llamada generación Z, aquella cuyos miembros nacieron entre la mitad de los años 90 y la primera década del siglo XXI. Una generación muy especial, ya que han crecido con Internet: son lo que se conoce como nativos digitales. Jóvenes que, según el estudio Generation Z goes to college, publicado en 2014, se identifican a sí mismos como “leales, compasivos, reflexivos, de mente abierta, responsables y determinados”.

Pero, ¿cuánto saben los que forman parte de esta generación de finanzas? ¿Hasta qué punto comprenden el funcionamiento de la economía y están familiarizados con sus términos más habituales? ¿Cómo manejan su dinero?

La crisis de 2008 ha llevado a los jóvenes a ser más cautos con el dinero

De entrada, para comprender a una generación es importante tener en cuenta cuáles han sido sus experiencias vitales. Y en el caso de los jóvenes de la generación Z, esa trayectoria está inevitablemente marcada por la crisis económica de 2008. Una situación que les ha llevado a ser más cautos con el dinero a la hora de invertir, algo a lo que no ayuda la precariedad que sufren muchos de ellos a la hora de enfrentarse al mercado laboral. Al mismo tiempo, se da la circunstancia de que son, probablemente, la generación más y mejor preparada de la historia. 

A todo ello hay que sumarle un factor clave para todo joven que haya crecido con Internet como parte esencial de su vida: la inmediatez. Los jóvenes de la generación Z compran online con total naturalidad, consumen contenidos en plataformas digitales, establecen relaciones personales… y sí: también gestionan su dinero. Todo, con la inmediatez como protagonista de excepción.

Los jóvenes priman las experiencias frente a otras prioridades de generaciones anteriores

Y es que las redes sociales han generado en los jóvenes que integran la generación Z toda una serie de dinámicas particulares. Entre otras, aquella que prima las experiencias frente a las prioridades que tenían las generaciones anteriores. Hoy en día se viaja más, se come más fuera de casa, se consume más y se vive el momento con más intensidad. En el lado contrario de la balanza, se apuesta mucho menos por compromisos a largo plazo, como tener una vivienda en propiedad o planear el futuro con productos como los planes de pensiones. Características que se plasman en una serie de necesidades financieras concretas. 

Los jóvenes de la generación Z compran online, disfrutan del streaming... y saben gestionar sus finanzas

Formación para el presente… y para el futuro

La correcta comprensión de la información financiera es clave para el día a día de los jóvenes. Por eso, desde algunas empresas y organismos se han propuesto explicar sus conceptos más importantes con sencillez y de manera didáctica a través de iniciativas como Finanzas Para Mortales. Puesto en marcha en 2012, junto a la Fundación UCEIF a través del Santander Financial Institute (SANFI), es el programa estrella de educación financiera de Banco Santander en España, con el que se ofrece formación, recursos y consejos para ayudar a diferentes colectivos a entender los conceptos básicos de la economía. En 2018, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores reconocieron a Finanzas Para Mortales como el mejor proyecto en la categoría de implementación del Plan de Educación Financiera.

Banco Santander también participa en iniciativas como el programa ‘Tus Finanzas, Tu Futuro’, desarrollado por la Asociación Española de Banca (AEB) y Junior Achievement. Destinado a jóvenes estudiantes de secundaria, en este curso los alumnos reflexionan sobre la toma de decisiones financieras, y aprenden habilidades tan útiles como hacer un presupuesto equilibrado, tomar consciencia de la importancia del ahorro o planificar sus finanzas de cara a los posibles imprevistos que puedan surgir.

Todas estas iniciativas, de las que solo el año pasado se beneficiaron más de 82.500 personas gracias a la labor de los más de 370 profesionales voluntarios del Santander enfocadas a la educación y a la inclusión financiera, forman parte de la agenda de Banca Responsable del banco, cuyo objetivo es que nadie se quede atrás y ayudar a las personas financieramente más vulnerables. Y en todo ello, el papel de los jóvenes que forman parte de la generación Z es clave. 

Compartir

Este contenido ha sido desarrollado por Content Factory, la unidad de contenidos de marca de Vocento, con Banco Santander. En su elaboración no ha intervenido la redacción de este medio.